Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT y CCOO culpan a empresas y administraciones clientes de telemarketing de la precariedad en el sector

Los sindicatos critican a la patronal por querer recortar derechos con un modelo de trabajo "parecido al oriental"
Los sindicatos UGT y CCOO han acusado a las empresas y a las administraciones públicas clientes de los servicios de contact center de ser cómplices de la precaria situación de los trabajadores del sector y les han instado a que asuman su responsabilidad en la negociación del nuevo convenio, que dura ya más de 22 meses.
En una rueda de prensa, el secretario general de CCOO Servicios, José María Martínez, ha afirmado que las empresas clientes son las que están condicionando "los precios y las condiciones precarias de todo el colectivo", que es "la cara B" de gran parte de las empresas del Ibex 35 y no pocas administraciones públicas.
Por este motivo, Martínez ha señalado que desde las secciones sindicales de sectores como la banca y o las telecomunicaciones se han estado dirigiendo a las empresas clientes de los servicios de telemarketing para exigirles "un cambio de actitud".
En esta línea, el secretario general de FeSMC-UGT, Miguel Ángel Cilleros, ha advertido a las empresas y a las administraciones públicas de que no pueden dejar que la equivalencia de sus beneficios sea la precariedad de la situación laboral de los trabajadores del sector.
En este sentido, ha criticado que el sector es el "laboratorio de las malas formas de la reforma laboral", que está sufriendo sus consecuencias "día a día" y ha acusado a la Administración Pública de ser "cómplice" de las relaciones laborales que tienen los trabajadores del sector en el país.
Por ello, Cilleros ha instado a la Administración a "implicarse" y ha invitado a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, a que visite una plataforma de telemarketing y tome nota de la situación en la que se encuentran los trabajadores del sector, en vez de afirmar que el empleo en España no es tan precario.
NEGOCIACIÓN CON LA PATRONAL.
Patronal y sindicatos han acordado reunirse de nuevo nada más concluya el periodo navideño para intentar desbloquear la negociación, por lo que cualquier nueva movilización o paro como los realizados en los últimos meses dependerán de cómo se desarrollen estas conversaciones.
La secretaria de Organización de Agrupaciones de Servicios Técnicos de CCOO Servicios, Sofía Castillo, ha acusado a la patronal de alargar enormemente la negociación del convenio y de rechazar "constantemente" las reivindicaciones que hacen los representantes de los trabajadores.
En este contexto, la secretaria general del sindicato de oficinas de FeSMC-UGT, María Pedraza, ha confiado en que en esta nueva etapa la patronal "desista en esa intención de rebañar el plato" y empeorar aún más las condiciones de los trabajadores.
Así, Pedraza ha denunciado que las condiciones de trabajo en el sector es "lo más parecido al modelo oriental", algo que no debería ocurrir en ningún lugar del mundo, y ha incidido en que su principal objetivo es que no haya ningún recorte en lo logrado en los últimos cinco convenios colectivos.
A este respecto, Cilleros ha resaltado que lo que plantean los sindicatos en la negociación es no perder más capacidad de las escasas que ya tienen en un convenio que no es "excesivamente ambicioso", sino de pretensiones "muy modestas". De hecho, ha apuntado que todo el convenio se puede arreglar sólo con el bonus que cobra un directivo del Ibex 35.
Cilleros ha añadido que incluso el día a día de las relaciones laborales dentro de las propias empresas es "recortar y racanear las pésimas condiciones en el sector", que es el que más trabajo le da al Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), ya que no se cumple siquiera lo acordado.
En esta línea, Castillo ha incidido en que la precaria situación en la que trabajan los empleados del sector esté provocando "altísimos" índices de absentismo laboral en el sector, que según datos de la patronal alcanza el 16%.
DEMANDAS DE LOS TRABAJADORES.
Entre las reclamaciones que realizan los representantes de los trabajadores se encuentran que se defina un porcentaje de trabajadores contratados a tiempo completo y se solucione el limbo en el que se quedaron algunos trabajadores con contratos anteriores a 2010 por la reforma laboral del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y se les haga indefinidos.
Asimismo, demandan una mejor regulación del tiempo de trabajo, ya que hay que gente que trabaja hasta once días seguidos sin descanso, y que se amplíe el plazo de tiempo en que se le puede modificar el horario al trabajador, que actualmente está en siete días.
En esta línea, solicitan ritmos de trabajo menos intensos, ya que sólo tienen tres segundos de pausa entre llamada y llamada, y que no se recorten algunos derechos ya conseguidos como las 35 horas médicas para todos los trabajadores, algo que quiere modificar la patronal.
Por otro lado, también solicitan que se establezcan jornadas laborales completas, ya que actualmente la media es de 33 horas semanales, algo "completamente injustificado" por el tipo de actividad que realizan, así como que se acabe con la contratación a través de ETT para la actividad principal de las empresas de telemarkekting.
Los sindicatos remarcan que el sector del contact center, que factura unos 2.000 millones de euros al año, es "especialmente trascendente" en los servicios a los ciudadanos y da empleo alrededor de 85.000 personas, de los que en torno a un 75% son mujeres y el 60% tienen un contrato temporal.