Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT y CC.OO. instan al Gobierno a ratificar el convenio de trabajo doméstico de la OIT

UGT y CC.OO. han vuelto a pedir este viernes al Gobierno que ratifique el convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre trabajo decente para los trabajadores domésticos, el único instrumento internacional que establece una regulación sobre este sector de actividad.
Los sindicatos han reiterado esta petición justo cuando se cumplen seis años de la aprobación de este convenio por parte de la Conferencia Internacional del Trabajo.
En un comunicado, UGT ha recordado que el trabajo doméstico, tal como está regulado, incluye tanto tareas domésticas como cuidado de personas. En total, a cierre de 2016, estaban afiliadas al Régimen Especial de Empleados del Hogar algo más de 426.000 personas, de las que 405.000 eran mujeres y el 56,7%, españolas.
"La evolución del trabajo doméstico en España está ligada a la trayectoria de las mujeres migrantes. El trabajo doméstico ha actuado como puerta de entrada en el mercado de trabajo español para este colectivo, con independencia de la formación académica o profesional de estas mujeres y de su situación administrativa", subraya.
Por su parte, CC.OO. ha denunciado que aunque España es, en términos generales, uno de los países que más convenios de la OIT ha ratificado, se está resistiendo sin embargo a firmar el convenio del trabajo doméstico, algo que para el sindicato resulta "inadmisible" si quiere considerarse un país avanzado.
Desde la aprobación de este convenio en 2011, de los 187 países reconocidos por la OIT, sólo 24 países han ratificado este convenio. "Esto nos debería avergonzar profundamente como especie humana", afirma CC.OO., que recuerda que en este convenio se equiparan los derechos de los trabajadores domésticos al del resto de trabajadores.