Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UC dice que el SMI "expulsa a los trabajadores que o logran producir por el valor exigido por el Gobierno"

Boga por una "profunda desregulación" para resolver el problema estructural del desempleo
La Unión de Contribuyentes (UC) ha expresado su preocupación ante los efectos que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) pueda tener sobre la carga fiscal que soportan los contribuyentes, al afectar al empleo y contribuir a un Estado "cada vez más costoso".
La organización cree que la subida del SMI y del Impuesto de Sociedades se trasladará a la población mediante el encarecimiento de los productos y servicios que consume y será "contraproducente" para la creación de empleo, ya que el SMI "expulsa del mercado laboral a los trabajadores que no logran producir por el valor exigido por el gobierno".
"Al mantenerse el desempleo y dificultarse el acceso a un puesto de trabajo, subirá el coste de las políticas sociales y disminuirá la actividad económica, por lo que un número descendente de contribuyentes tendrá que hacer frente a un Estado cada vez más costoso", avisa.
En este sentido, recuerda que algunos de los países más prósperos de Europa, y particularmente los de Escandinavia, carecen de salario mínimo obligatorio por ley, y sin embargo "disfrutan de salarios medios mucho más elevados que los españoles".
A su juicio, la resolución del problema estructural de desempleo, que encarece "fuertemente" la factura tributaria de empresas y particulares, no puede encontrarse en medidas "restrictivas" como el SMI, sino en una "profunda desregulación" del mercado de trabajo, en la reducción de los impuestos y cotizaciones a trabajadores y empresas, y en la modernización del sistema previsional, particularmente mediante la implantación real de la llamada "mochila austriaca".
El presidente de la Unión de Contribuyentes, Juan Pina, ha señalado que "un salario es en realidad un tipo concreto de precio, y los precios no puede fijarlos el Gobierno porque se forman de manera natural al cruzarse oferta y demanda".
"El SMI parece una medida favorable a los trabajadores, pero en realidad fomenta cruelmente la dualidad laboral y deja sin oportunidades de trabajo a millones de trabajadores incapaces de producir el valor exigido", ha añadido.