Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telefónica estudia impugnar el laudo que da la razón al Gobierno de Colombia sobre la reversión de activos

Telefónica está estudiando la posibilidad de impugnar el laudo arbitral que da la razón al Gobierno colombiano en el conflicto que mantiene con Coltel, compañía participada en un 67,5% por Telefónica y en un 32,5% por el Ejecutivo del país, y con Comcel, propiedad de Carlos Slim, sobre la reversión de activos de la telefonía móvil.
"Telefónica se encuentra analizando las implicaciones de dicho laudo y las vías de impugnación a nivel local e internacional", según ha informado la compañía en un comunicado remitido a la Comisión Nacional de los Mercados de Valores (CNMV).
Un Tribunal de Arbitramento del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá ha determinado que la cláusula de reversión de activos de los contratos de concesión de telefonía móvil suscritos en 1994 entre el Estado y ambos operadores está "vigente y es de obligatorio cumplimiento".
Por este motivo, según el Gobierno, ambas empresas deberán compensar a Colombia por valor aproximado de 4,8 billones de pesos (1.357 millones de euros), importe equivalente en dinero a los bienes, elementos, equipos e infraestructura necesarios para la prestación del servicio concesionado a la fecha de finalización de los contratos en noviembre de 2013.
En su comunicación a la CNMV, Telefónica explica que este laudo del arbitraje iniciado por el Ministerio de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (MinTIC) de Colombia "no es favorable a la co-demandadas y está sujeto a un procedimiento de posibles aclaraciones y/o correcciones a instancia de cualquiera de las partes".
Por su parte, el MinTIC señala en un comunicado que "respeta y acata el fallo", en tanto que reitera su compromiso con el Estado de derecho y destaca el papel de la inversión extrajera en el país. Además, recuerda que el laudo dictado por el Tribunal era el mecanismo acordado por las partes en los contratos para resolver las controversias que se pudieren llegar a presentar con ocasión de la ejecución y liquidación de los mismos.