Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tejerina descarta ayudas directas por la sequía tras alabar la tradición española del seguro agrario

Ha anunciado una mayor rebaja del IRPF para los agricultores de cara a la declaración en 2018
La ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), Isabel García Tejerina, ha descartado esta tarde la concesión de ayudas directas a los agricultores afectados por la sequía o las heladas, algo que en su opinión no tiene razón de ser ante la existencia de la línea de seguros agrarios existente en España desde hace más de cuarenta años y que garantiza de cualquier contingencia.
García Tejerina se ha expresado en estos términos durante la firma en Valladolid con la consejera del ramo castellanoleonés, Milagros Marcos, de un convenio por importe de 200 millones para la modernización de 30.000 hectáreas de regadíos en la Comunidad.
Sobre la petición de ayudas directas de los agricultores, la ministra, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha hecho referencia a la política de seguros agrarios aplicada en España desde los años 70 ante las contingencias climatológicas típicas del país que permite proteger a los afectados.
"Los agricultores franceses no tienen ninguna herramienta para estar protegidos ante las heladas", ha advertido la ministra, quien por ello defiende el sistema de seguros existente en España y descarta las ayudas directas porque éstas pondrían en entredicho al primero, que, como así recuerda, contempla una línea de ayudas anual superior a los 212 millones de euros, a los que se suman las aportaciones correspondientes de las distintas CC.AA.
Pero además, García Tejerina ha subrayado que en España se subvenciona "el máximo autorizado por la UE, que es el 65 por ciento, para todo tipo de inclemencias climatológicas", a lo que ha añadido que el año pasado la correspondiente línea de ayudas se incrementó en un 6 por ciento "para garantizar que los agricultores tengan unos ingresos asegurados. El coste del seguro es inferior a los 10 céntimos por hectárea".
ORDEN DE MÓDULOS
En su comparecencia ante los medios, la titular de Agricultura del Gobierno central ha aprovechado para felicitarse por la aprobación este jueves de la Orden de Módulos que, según refiere, "supone una bajada de impuestos para los agricultores y que tiene repercusiones muy importantes en Castilla y León", pues de los 325 millones de rebaja contemplados, 61 de ellos corresponden a esta Comunidad, y de ellos 50 son directamente para cultivos herbáceos y para la ganadería extensiva.
La referida orden representa, en palabras de la ministra, una rebaja de un tercio de la parte del IRPF, "con efectos en la liquidez de los agricultores este año", si bien también ha anunciado su propósito de aplicar aún una mayor rebaja para la declaración del ejercicio de 2017 que los agricultores habrán de realizar en 2018.
A su vez, García Tejerina ha incidido igualmente en la tramitación de una orden que contempla una línea de ayudas, con un máximo de 90 millones de euros, que beneficiará a las explotaciones con mayores dificultades de financiación.
DECRETO DE SEQUÍA DE LA CUENCA DEL DUERO
En cuanto a la próxima campaña de riegos, la ministra ha anunciado que se encuentra en tramitación el Decreto de Sequía de la Cuenca del Duero, que estará publicado en la página de Internet del Ministerio hasta el 4 de mayo y que "toda" la tramitación se realizará "por el procedimiento de urgencia".
Dicho decreto permitirá al Gobierno aplicar "medidas excepcionales" para paliar los efectos de la sequía en la zona después de que la escasez de precipitaciones y el descenso de los recursos hídricos embalsados ha provocado que el estado global de la cuenca del Duero sea de alerta tras cuatro informes consecutivos negativos.
En la actualidad, la reserva de agua embalsada en la cuenca del Duero ha disminuido 36 puntos porcentuales este año respecto a 2016, cuando los embalses se encontraban al 91,2 por ciento de su capacidad.
"Nos va a permitir esta campaña gestionar el agua para repartirla más equilibradamente entre todos los usos, sin que el esfuerzo recaiga solo en los regantes", ha sentenciado.