Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España comunica oficialmente a Bruselas que adoptará la tasa Tobin

Billetes de EuroEFE

El Gobierno español ha comunicado este martes oficialmente por carta a la Comisión Europea que se suma al grupo de países de la UE que creará la tasa a las transacciones financieras internacionales. La carta española ha sido la novena en llegar y completa el número suficiente de apoyos para avanzar en la iniciativa, según ha confirmado el Ejecutivo comunitario.

El siguiente paso será que Bruselas presente su propuesta legislativa para esta 'cooperación reforzada'. En el proyecto original, la tasa gravaría con un tipo del 0,1% las compraventas de acciones y bonos y con un tipo del 0,01% las de derivados. Su objetivo es frenar la especulación y hacer que la banca asuma parte de los costes de la crisis.
En el Ecofin celebrado la semana pasada, un total de 11 países ya confirmaron que participarían en esta 'cooperación reforzada'. Se trata, además de España, de Alemania, Francia, Bélgica, Austria, Portugal, Grecia, Italia, Eslovenia, Eslovaquia y Estonia.
El veto de Reino Unido y otros países como Polonia o Irlanda ha impedido que la tasa se cree en el conjunto de la UE, ya que las decisiones sobre fiscalidad se toman por unanimidad.
Pero incluso entre los promotores del proyecto persisten las diferencias sobre el destino que debe darse al dinero que se recaude con la nueva tasa. Mientras que la Comisión quiere que alimente el presupuesto comunitario, la mayoría de países defiende que los ingresos vayan a los presupuestos nacionales.
Los bancos acabarán cobrándosela a los clientes
Algunos expertos ya han salido al paso sobre las posibles consecuencias para la deslocalización financiera que esta tasa puede tener. En un artículo, Pérez Madrid señala que si este impuesto se implantara en toda la UE, generaría unos 56.000 millones de euros al año, pero advierte de que, pese a que está previsto que sean las entidades bancarias las encargadas de "liquidar y pagar" dicha tasa, "lo más probable" es que se le cargue al ciudadano que realice las transacciones.
Tras recordar que España se ha "subido al carro" de los países que, como Italia, Alemania y Francia, la van a implantar, ha señalado que está previsto que grave con un 0,1% las compraventas de acciones y bonos y con un tipo 0,01% las de derivados, warrants y opciones.
Explica, además, que con esta medida se pretende rebajar el déficit público y paliar la crisis monetaria y financiera. Pero, al mismo tiempo, alerta de que esta tasa provocará que ciertas transacciones financieras "se deslocalicen y se vayan fuera de la UE".