Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cuánto costará rescatar el sistema financiero español?

Standard & Poor's asegura que la banca española necesitaría 80.000 y 112.000 millones de euros

El FMI, por su parte, señala la cantidad de 40 mil millones de euros

Los populares del Parlamento Europeo, también han avanzado una cifra entre los 80 mil y los 100 millones de euros

La UE ha fijado el rescate, según informa 'Financial Times' en su web en, al menos, 80.000 millones de euros

Standard & Poor's y el FMI acaban de sumarse al baile de cifras que alimentan la confusión sobre el estado del sistema financiero español. Según la agencia de calificación crediticia, la banca española necesitaría entre 80.000 y 112.000 millones de euros para cubrir las pérdidas de su actividad crediticia incluyendo los balances de 2011, 2012 y 2013. Sólo del ejercicio pasado hay pendiente de declarar entre 5 y 16 millones de euros. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional, cree que que la banca española necesita capital por 40.000 millones de euros, el resto, hasta casi 90 mil millones de euros, serían asumidas por la entidades.
Standard & Poor's pone el dedo en la llaga al cuantificar entre 20.000 y 52.000 millones de euros las pérdidas generadas en los créditos de las entidades, especialmente en los activos vinculados al sector inmobiliario.
A juicio de la agencia, el sistema financiero sería capaz de absorber por sí mismo 60.000 millones de estas pérdidas durante este año y el próximo, a través de provisiones con cargo a los resultados operativos.
De esta forma, quedaría un déficit por cubrir de entre 20.000 y 52.000 millones de euros (entre 14.000 y 36.000 millones de euros después de impuestos). De esta suma, 10.000 millones podrían ser absorbidos por el Fondo de Garantía de Depósitos, a través del esquema ya proporcionado para la CAM y Unnimm.
Adicionalmente, los bancos podrían cubrir parte de la suma mediante la venta de activos, absorbiendo parte de las pérdidas mediante participaciones preferentes y consumiendo su reserva de capital.
"En este contexto, pensamos que la aportación de capital que el Gobierno español o la Unión Europea tendrían probablemente que suministrar a los bancos españoles sería razonable y se concentraría en un número limitado de instituciones", concluye.
De Guindos rechaza especular con cifras
El organismo que dirige Christine Lagarde cifra este déficit de capital (40 mil millones de euros) mediante la asunción de una pérdida esperada para diferentes tipos de activos en un escenario económico adverso.
Este importe de capital permitiría elevar la cobertura de la cartera de crédito para el conjunto del sistema financiero español a entre el 12% y el 13%, según se desprende del informe que se dará a conocer oficialmente el próximo lunes.
Las fuentes consultadas afirman que para alcanzar dichas conclusiones, el FMI ha empleado criterios similares a los que se emplearon para definir el plan de saneamiento y recapitalización de Bankia, que recibirá respaldo público por 23.465 millones de euros.
El ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, indicó este jueves que el Gobierno no adoptará decisiones sobre el sector financiero hasta conocer el informe del FMI y el resultado de las auditorías elaboradas por las consultoras Oliver Wyman y Roland Berger.
Según el ministro, el informe sobre la situación de la banca española va dejar patente que el problema se circunscribe a determinadas entidades, que han sido "tratadas y encapsuladas" por parte del Gobierno español.
Cifras coincidentes
Previamente a Standard & Poor's, el secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, también cifraba este miércoles entre 80.000 y 100.000 millones de euros la cantidad que necesitaría la banca española del fondo de rescate europeo para recapitalizarse, en el caso de que el Gobierno español decidiera finalmente recurrir a dicha opción. Sus palabras ya han sido desmentidas por la Comisión Europea que las ha calificado como "disparatadas