Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez condena al consejo de Spanair y Avançsa a pagar 10,8 millones de euros

Las aerolíneas europeas de bajo coste denuncian las ayudas públicas a SpanairEFE

El Juzgado Mercantil 10 de Barcelona ha resuelto que el concurso de Spanair se califica como 'culpable' y ha condenado a todos los miembros del consejo de administración y a la sociedad de la Generalitat Avançsa a pagar solidariamente la cantidad de 10.801.716,85 euros fruto de la calificación de culpabilidad por la quiebra de la compañía aérea.

El juez considera que existe una justificación "perfectamente acreditada" por la administración concursal de que dichas personas físicas y jurídicas agravaron la insolvencia de la concursada con su conducta de retrasar la presentación del concurso voluntario.
Según han informado este miércoles fuentes jurídicas, la calificación se debe al retraso producido en la presentación de la solicitud de concurso voluntario de la sociedad.
La sentencia, con fecha de 16 de septiembre, también condena a todos los consejeros y a Avançsa a su inhabilitación para la gestión de patrimonios ajenos durante un periodo de dos años.
Los afectados por la calificación pierden cualquier derecho que pudieran tener como acreedores concursales o contra la masa, recoge el fallo.
Los condenados son 12 personas físicas y jurídicas: Ferran Soriano, Michael Balint Szucs, Fira Internacional de Barcelona, Miquel Martí Escursell, Jordi Rafael Bagó, Josep Maria Benet, Inversions Turístiques i Comercials 2009, Josep Mateu, Catalana d'Iniciatives, Benny Zakrisson, Avançsa y Karl Mats Erik Lönnqvist.
Respecto a Karl Mats Erik Lönnqvist, que cesó como miembro del consejo de administración el 27 de octubre de 2011, está afectado por la calificación del concurso como culpable, dado que la fecha de insolvencia se ha fijado el 30 de junio de 2011, en cuanto a la inhabilitación y la pérdida de derechos concursales.
En cambio, no está condenado a pagar cantidad alguna en concepto de déficit concursal, pues el mismo ha sido calculado por la agravación de la insolvencia producida en un período en el cual ya no pertenecía al consejo.