Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sordo quiere que CCOO tenga "capacidad de intimidación" para "condicionar" a gobiernos y empresas

Considera que recuperar salarios es una necesidad de "justicia social", pero también de "eficacia económica"
El único candidato a la Secretaria General de CCOO y exlíder de la central en Euskadi, Unai Sordo, ha afirmado que quiere construir una organización con "capacidad de intimidación para poder condicionar las políticas de los gobiernos y de las empresas".
En una entrevista concedida a 'El Correo', recogida por Europa Press, Sordo analiza el Congreso que la organización celebrará el próximo fin de semana en el que asumirá el cargo, y destaca que "recuperar salarios es una necesidad de justicia social, pero incluso es una cuestión de eficacia económica", al activar la demanda interna y generar actividad y empleo.
Tras afirmar que quiere situar a la central sindical cada vez más próxima a la realidad múltiple de los centros de trabajo y hacer un planteamiento de cómo incorporar en la organización las situaciones de precaridad que se están dando, recalca que el todavía secretario general, Ignacio Fernández Toxo, ha sido "un ejemplo muy importante".
Cuestionado por las líneas que se fijarán en el Congreso del próximo fin de semana, afirma que pasan por tratar de mantener y reforzar el poder contractual del sindicato ante las patronales y el Gobierno, "con una mejor presencia en los centros de trabajo, así como poder organizar a colectivos precarizados que posiblemente han sentido lejos la acción sindical y la utilidad del sindicato", ha indicado.
Tras señalar que quiere que "entiendan la necesidad del sindicato", apuesta por "construir unas CC.OO. con capacidad de intimidación para poder condicionar las políticas de los gobiernos y de las empresas". En este sentido, aboga por "dar un salto adelante en la nueva adaptación del sindicato a la nueva realidad laboral y social" e insertar el sindicato en el siglo XXI.
Tras afirmar que la pérdida de empleo ha traído consigo una caída en la afiliación, Sordo cree que también se ha producido un "fenómeno de rotación". "Hay gente que viene al sindicato para la utilización de un servicio y, cuando ha resuelto el tema, se da de baja. Uno de los retos es convertir esa afiliación en permanente", añade.
Por otro lado, y aunque cree que el sindicato "reaccionó bien" ante los casos de corrupción que ha sufrido, reconoce que "han lastrado la reputación".
Asimismo, defiende que CCOO es la organización que "mejor combina una acción de solidaridad con una más cualificada y mejor presencia en los centros de trabajo para adaptar luego esos derechos a las realidades múltiples". "La unidad sindical es un valor en sí misma. Y la no unidad sindical da alas a las contrapartes, a las patronales y a los gobiernos", finaliza.