Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos y patronal de la estiba empiezan a negociar el nuevo convenio tras firmar la paz

Mantienen su primera reunión una semana después del acuerdo que puso fin al conflicto del sector
Los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco emprendieron este jueves la negociación del nuevo convenio estatal para adaptarlo a la reforma del sector aprobada por el Gobierno, toda vez que hace una semana lograron un acuerdo sobre las líneas básicas del mismo que permitió poner a fin a cuatro meses de conflicto y a las huelgas en los puertos.
En el encuentro, el primero tras 'firmar la paz', se fijó el calendario y las bases de la negociación del quinto convenio del sector, que esperan tener listo antes del 30 de septiembre.
En la reunión se materializó uno de los puntos del acuerdo, el de la modificación del cuarto convenio, el actualmente vigente, para incluir la subrogación de los estibadores que hasta ahora dependían de las sageps, las sociedades que desaparecen tras la reforma.
En virtud de la modificación, se incluye una disposición adicional que dice que las empresas que dejen de formar parte de las sageps "se subrogarán el personal de estiba portuaria que formara parte de ellas, en proporción a su participación accionarial en las mismas".
"Hoy hemos firmado la modificación del IV acuerdo marco para incluir la subrogación, queda abierta la negociación del V acuerdo marco", anunció la Coordinadora de Trabajadores del Mar, principal sindicato del sector, a través de su cuenta en Twitter.
La garantía de empleo para todo el colectivo de estibadores mediante su subrogación constituía la principal reivindicación del gremio ante la reforma del sector que el Gobierno aprobó en mayo para liberalizarlo y adecuarlo a la normativa europea.
TRAS CUATRO MESES DE CONFLICTO.
El inicio de esta reforma, el pasado mes de febrero, provocó el conflicto en el sector que se extendió hasta la pasada semana y que supuso tres semanas de paros intermitentes y parciales en los puertos durante el mes de junio. Estas huelgas ocasionaron unas pérdidas de unos 150 millones de euros, según datos del Ministerio de Fomento.
En virtud del acuerdo que los sindicatos del gremio (Coordinadora, UGT, CC.OO., CIG y CGT) y la patronal Anesco lograron finalmente la pasada semana, las empresas aceptaron subrogar a los estibadores, pero evitaron que este colectivo les obligara a participar en los centros portuarios de empleo (CPE), las ETT's en las que se convertirán las sagep.
De su lado, los trabajadores de la estiba portuaria aceptaron bajar un 10% su salario, que se acometa un ajuste en su colectivo mediante prejubilaciones voluntarias y pactar nuevas formas de organizar el trabajo y turnos en los puertos para mejorar su competitividad.
Tras la primera reunión celebrada este jueves, sindicatos y patronal comenzarán ahora con un calendario de encuentros sucesivos para ir perfilando todos estos aspectos y concretarlos en el nuevo convenio.