Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SíQueEsPot ofrece a la CUP un frente para forzar al Gobierno catalán a una "verdadera" reforma fiscal

Coscubiela cifra en unos 1.000 millones la recaudación de más que podrían conseguir
El portavoz de SíQueEsPot en el Parlament, Joan Coscubiela, ha ofrecido este viernes a la CUP trabajar juntos para forzar al Gobierno catalán a incorporar una "verdadera reforma fiscal" en los Presupuestos de 2017.
En rueda de prensa en la cámara, ha considerado que el hecho de que los anticapitalistas hayan negociado en solitario con el Ejecutivo de Puigdemont "ha debilitado su posición porque no había nadie más que pudiera presionar", por lo que le emplaza a colaborar para forzar la negociación antes de tramitarse las cuentas.
"Todo lo que no se haga antes de la presentación de los Presupuestos ya no se podrá hacer. O ahora o nunca", y ha avisado de que, si los Presupuestos se tramitan en el Parlament, ya no podrá haber cambios significativos porque el Gobierno catalán buscará la complicidad del PP para modificar el proyecto de ley que se presente.
Ha acusado a la Generalitat de renunciar a las dos únicas vías que tiene para conseguir más recursos en 2017: un nuevo modelo de financiación autonómica y una reforma fiscal de los impuestos propios y cedidos.
Pese a avalar las medidas presentadas por la Conselleria de Economía, que suponen recaudar 120 millones de euros más, ha insistido en trabajar en una reforma fiscal "en profundidad" y en abrirse al diálogo con el conseller Oriol Junqueras para que sea una realidad, pese a acusarle de cerrarse a eso.
PROBLEMAS DE VIABILIDAD
Además, ha advertido de que algunos "retoques fiscales" propuestos por el Ejecutivo catalán pueden tener problemas de viabilidad jurídica, como el impuesto sobre la emisión de elementos radiotóxicos, y ha lamentado que renuncien a actuar sobre el tramo catalán del IRPF, sobre el impuesto de Sucesiones y Donaciones y sobre el de Patrimonio.
En su opinión, hay margen para ahondar en estos tributos para conseguir unos 1.000 millones más de recaudación: de 250 a 400 con una reforma del IRPF que suba el tramo alto para grandes fortunas y baje el de las clases populares; de 300 a 350 devolviendo el impuesto de Sucesiones a la situación del último tripartito, y de 200 a 250 actuando sobre el de Patrimonio.
"Planteemos una reforma fiscal de verdad, aquella que ERC había defendido en algún momento, y ahora reniegan de eso estando en el Govern", ha lamentado.