Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De la Serna dice que el coste de 'rescatar' las autopistas dependerá de los procesos concursales

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha reiterado que la responsabilidad patrimonial administrativa (RPA) que el Estado tendrá que afrontar cuando asuma las autopistas de peaje en quiebra, esto es, el importe que pagará a sus concesionarios por la inversión que realizaron en su construcción, estará "muy por debajo" de los 5.000 millones que estima el sector.
De la Serna aseguró que "aún no se sabe cual será este importe", dado que "será resultado del propio proceso judicial" de las vías, pues todas ellas están en concurso de acreedores.
"Por lo tanto, hay que esperar" para poder determinar el importe, según el ministro, que no obstante pidió "prudencia", al insistir en que "las orientaciones están muy, muy por debajo de las que se han escuchado estos días" y descartar que incluyan "gastos colaterales" como las costas judiciales.
En este sentido, recordó que en la pasada Legislatura el Gobierno realizó cambios en la ley para que en el futuro, cuando se produzcan liquidaciones de concesiones de infraestructuras por concursos de acreedores, la cantidad a abonar por la Administración sea muy inferior a la que en estos momentos se contempla". En virtud de los cambios, se excluyeron los costes de expropiación, precisamente uno de los motivos de la quiebra de las autopistas.
Tras supervisar las obras de un tramo del Corredor Mediterráneo en Valencia, De la Serna insistió en que el proceso por el que el Estado se quedará con las ocho autopistas quebradas no constituye un rescate, "sino cumplir con una obligación legal"
El ministro explicó que, en virtud de los contratos de concesión, cuando la sociedad concesionaria va a liquidación, el Estado, como titular último de la infraestructura, tiene que asumirla. "Por tanto, es una obligación legal, aquí no cabe la decisión política", reiteró.
BUSCA ACUERDO.
De igual forma, el ministro recordó que está tratando de lograr algo "francamente difícil", como es buscar un acuerdo con los bancos acreedores de las autopistas, dado que, según asegura, un acuerdo permitiría "un desembolso inferior".
"Lo seguimos intentando y ese es nuestro ánimo, pero en cualquier caso estaremos sujetos a lo que el propio procedimiento concursal de las vías pueda establecer", afirmó.
Preguntado por la solicitud de PSOE, Podemos y Ciudadanos de que el PP "depure responsabilidades por el rescate de las autopistas", De la Serna ha replicado que "no hay ninguna decisión política" en este proceso. "Antes sí hubo decisiones por parte de otros partidos que tomaron medidas para financiar este tipo de operaciones", concluyó.