Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De la Serna descarta que un eventual recurso de Alstom paralice el contrato del AVE

Calcula que el 'macropedido' generará 1.000 empleos en la industria ferroviaria
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha descartado que un eventual recurso de Alstom contra la resolución del contrato de compra de treinta nuevos AVE de Renfe pudiera bloquear la ejecución del pedido y su fabricación.
De la Serna indicó que el contrato sólo se vería afectado durante "el mes o mes y medio" que la instancia correspondiente, el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TARC), suele tardar en resolver este tipo de procedimientos.
El ministro considera "lógico" el hecho de que Alstom haya planteado dudas sobre el resultado del concurso y haya demandado a Renfe todos los detalles sobre la puntuación de la oferta de Talgo.
"Es lógico que quienes no han resultado adjudicatarios planteen discrepancias", declaró el ministro en la comparecencia en la que anunció la adjudicación. "Renfe no tendrá ningún problema en facilitar toda la información que necesite", añadió.
El TARC ya tuvo que pronunciarse sobre este contrato en la primera mitad de este año, cuando instó a Renfe a reformular los pliegos de contratación a instancia de un recurso planteado por Bombardier, grupo canadiense que también pujó por el pedido, si bien quedó descalificado. En ese momento, este tribunal anuló el punto adicional que el contrato daba por fabricar el pedido en España.
IMPULSO A LA INDUSTRIA.
Por otra parte, De la Serna destacó que el contrato de trenes AVE de Renfe permitirá generar unos 1.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, en el sector industrial.
"Esta propuesta que sale del Gobierno supondrá un importante impulso a la actividad industrial ferroviaria del país", subrayó.
El pedido, por el que también compitieron CAF, Alstom y Siemens, es el primero que contrata la compañía ferroviaria pública en más de una década.
El contrato se ha logrado por una compañía española, si bien todas las que concurrieron cuentan con fábricas en España, instalaciones que en los últimos años se han enfocado hacia pedidos internacionales ante la falta de demanda interna.