Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de trabajadores de Iberia protestan contra el ERE en una marcha en Barajas

La T4 llena... de manifestantesREUTERS

Las compañías del grupo Iberia cancelarán un total de 315 vuelos porgramados para este martes, en el séptimo día de paros desde el inicio de la huelga el pasado 18 de febrero, contra el plan de reestructuración de la compañía. En total, está previsto que se suspendan 1.281 vuelos desde este lunes al viernes 8 de marzo como medida de presión por el plan de ajuste, que incluye un ERE para 3.807 trabajadores, el 19% de la plantilla. Pero ya desde este lunes los trabajadores han presionado con movilizaciones. Así, cerca de 4.000 trabajadores de Iberia se han concentrado en la terminal T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas, en el inicio de la segunda semana de movilizaciones, convocados por los sindicatos representantes de los colectivos de tierra y tripulantes de cabina (TCP) a los que se ha sumado el sindicato de pilotos Sepla.

Entre 3.000 y 4.000 trabajadores, según fuentes policiales, el doble según fuentes sindicales, han protestado en una marcha que partió desde primer hora de la mañana desde la nueva zona industrial situada en la carretera de La Muñoza, y otra desde Barajas, hasta confluir en la zona de llegadas de la terminal de Barajas.
En el inicio de la segunda ronda de paros, que se reanudarán de nuevo del lunes 18 al viernes 22 de marzo la terminal ha contado de nuevo con una amplia presencia policial con alrededor de una veintena de furgones y decenas de agentes repartidos por todas las instalaciones.
Aparte de unirse el sindicato de pilotos Sepla como convocante, más de 600 TCP's de British Airways, llegados de Reino Unido, se han unido a la protesta, así como un grupo de trabajadores de Air Nostrum y el sindicato CGT.
Los manifestantes, que portaban pitos, tambores y bocinas, gritaron consignas contra la fusión de Iberia y BA defendiendo que "sí se puede", garantizar la viabilidad de la aerolínea.
Un grupo de los trabajadores criticó las "mentiras del PP" y durante la protesta se llegaron a lanzar petardos en el exterior de la terminal así como en las puertas e incluso en el interior.
Ataviados con camisetas de Iberia, pancartas y banderas de España, los trabajadores acusaron a la dirección de IAG, 'holding' resultante de la fusión entre Iberia y BA, del "desmantelamiento de Iberia" y del "terrorismo laboral" que a su juicio se está llevando a cabo y lamentaron que desde la directiva de la compañía española se ceda ante las presiones de los británicos.
Así, los trabajadores abogaron por continuar con las protestas hasta que la directiva "entre en razón", y considere las reducciones salariales y otras propuestas ofrecidas por la parte sindical con el fin de evitar los 3.807 despidos contemplados en el plan de reestructuración propuesto por Iberia.
Más de 1.200 vuelos supendidos para esta semana
Las compañías del grupo Iberia cancelarán un total de 315 vuelos porgramados para este martes, en el séptimo día de paros desde el inicio de la huelga el pasado 18 de febrero, contra el plan de reestructuración de la compañía.
Los paros contra el plan de la dirección, que incluye un ERE para 3.807 trabajadores, han obligado a cancelar para la jornada del martes 152 vuelos operados por Iberia, casi la mitad (48%), 89 vuelos (28%) por Air Nostrum, 22 vuelos (7%) de Iberia Express, y otros 52 vuelos (16%) de Vueling.
En total en esta semana las compañías del grupo Iberia cancelarán 1.281 vuelos, de los que 431 vuelos, el 39% de los 1.113 vuelos programados, se corresponden a la propia Iberia, mientras que 680 están protegidos por los servicios mínimos.
El porcentaje de vuelos que se mantiene con respecto a la programación habitual de la compañía es de un 90% para los de largo radio; un 61% en el medio radio internacional y un 46% en las rutas nacionales.
Por su parte, las compañías Vueling, Air Nostrum e Iberia Express, se han visto obligadas a anular para esta semana 850 vuelos, dado que no contarán con el servicio de asistencia en tierra que Iberia Airport Services les presta.
 En concreto, su filial de corto y medio radio, Iberia Express, ha cancelado un total de 100 vuelos esta semana, mientras que su franquiciada regional, Air Nostrum, cancelará un total de 434 operaciones, y Vueling otros 316 vuelos.
Más protestas
A parte de esta manifestación autorizada, los sindicatos tienen previsto llevar a cabo una concentración este miércoles, 6 de marzo, en la sede de Iberia en Madrid, otra el jueves 7 de marzo, desde dicha sede hasta el Ministerio de Fomento, y volverse a reunir de nuevo el viernes 8 de marzo, en Barajas, además de otras concentraciones alternativas durante la semana.
Los sindicatos de Iberia ya advirtieron durante la primera semana de paros que "intensificarían" las protestas y no descartan ampliar la huelga a Semana Santa y días posteriores, sino se alcanza un acuerdo antes del 14 de marzo, fecha en la que Iberia comenzaría a aplicar el ERE, y que coincidiría también con el 'descuelgue' del convenio colectivo que se produciría el próximo 15 de marzo.
A estos paros, convocados por los sindicatos representantes del 93% de la plantilla, UGT, CC.OO., USO, Asetma, Sitcpla y CTA-Vuelo, se ha unido también el sindicato de pilotos Sepla.
Al igual que en la primera semana de la huelga, el Ministerio de Fomento ha fijado servicios mínimos para el 100% de los vuelos con Canarias y Baleares, entre islas en ambos archipiélagos y entre las ciudades peninsulares y Melilla, así como para el 50% de los vuelos al extranjero.   
Según cálculos de la matriz de Iberia, IAG, el paro en la aerolínea genera unas pérdidas diarias de 3 millones de euros, con lo que 15 días de huelga podrían suponer unas pérdidas de 45 millones de euros, mientras que el Gobierno eleva la cifra a unos 10 millones de euros por jornada, alrededor de 150 millones de euros perdidos por los paros.