Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varoufakis recuerda el pasado nazi de Alemania para reclamar más "tiempo"

Schaeuble y Varoufakis escenifican su desencuentro en BerlínREUTERS

El ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis, ha apelado al pasado nazi de alemania para intentar convencer a su homólogo germano, Wolfgang Schaeuble para que la Unión Europea conceda a Grecia "un poco de tiempo, la más valiosa de las materias primas", para preparar un plan que permita solucionar la crisis de su país y, al tiempo en el resto de Europa. En su primer encuentro en Berlín, Varoufakis y Schaeuble han puesto de manifiesto las posturas totalmente alejadas de sus respectivos gobiernos en la manera de abordar la crisis helena.

"Nos hemos puesto de acuerdo en que no estamos de acuerdo", bromeaba el ministro alemán de Finanzas al comienzo de la rueda de prensa conjunta con su homólogo griego, quien no ha dudado en corregirle y señalar que "no se ha llegado a ningún acuerdo, ni tan siquiera en estar en desacuerdo".
No obstante, el carismático ministro griego de Finanzas expresó su confianza en que las conversaciones con Alemania contribuirán a alcanzar una solución y subrayó la importancia de contar con el respaldo alemán.
"Ninguna otra nación puede compreder la situación en Grecia mejor que Alemania", insistió Varoufakis, quien recordó el ascenso del nazismo en Grecia, donde Amanecer Dorado es el tercer partido más votado, y señaló la importancia de evitar "una depresión como las de los años 30 que divida a Europa".
En este sentido, el ministro griego reclamó "un poco de tiempo, la más valiosa de las commodities", para preparar un plan que permita solucionar la crisis de Grecia y en Europa, para lo que planteó la importancia de alcanzar "un acuerdo puente" hasta mayo que ayude a Grecia mientras se trabaja en un nuevo contrato para el país heleno.
"Grecia no quiere un nuevo rescate, quiere un nuevo contrato", aseguró Varoufakis, quien, sin embargo, reconoció que "el 67% de los contenidos del actual programa sería válido", aunque apuntó que la parte referida a la sostenibilidad de la deuda se asemeja a "poner el carro delante del caballo".
En 2010 se perdió una oportunidad, dijo Varoufakis, quien consideró que "la gran solidaridad europea" proporcionó a Grecia "demasiado dinero", pero este fue malgastado en hacer frente a una deuda insostenible.
"Según se suele decir en banca, se trató de extender y fingir", afirmó el minsitro del país heleno, quien aseguró que su Gobierno "hará todo lo posible para evitar un default".
No se discute una quita
Por su parte, el ministro alemán de Finanzas expresó su escepticismo respecto a varias de las medidas del nuevo Gobierno griego, aunque subrayó el respeto de Berlín hacia la voluntad de los ciudadanos griegos, recordando que también hay que respetar la voluntad de los ciudadanos de otros países.
"No hay nada malo en tratar de poner en práctica lo prometido, pero cuando es a costa de otros no es realista", apuntó el ministro alemán, quien subrayó que la opción de una quita a la deuda de Grecia "no está sobre la mesa".
En este sentido, Schaeuble afirmó que "se ha llegado a los límites legales a la hora de prestar asistencia" y subrayó que cualquier cambio en el programa de ayuda a Grecia debe contar con el acuerdo de las partes implicadas.