Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samsung Electronics dobla su beneficio en el cuarto trimestre, a pesar del fiasco del Galaxy Note7

Samsung Electronics obtuvo un beneficio neto de 7,09 billones de wones (5.655 millones de euros) en el cuarto trimestre del año, lo que representa un 120% más que en el mismo periodo de 2015, a pesar de los problemas del Galaxy Note7, cuya comercialización tuvo que suspenderse, retirándose del mercado, tras detectarse problemas con las baterías del 'smartphone'.
De este modo, el fabricante surcoreano ha cumplido sus previsiones de lograr un beneficio operativo de 9,2 billones de wones (7.338 millones de euros) en el cuarto trimestre, lo que representa una mejora del 50,1% respecto al año anterior y su mejor rendimiento trimestral desde el tercer trimestre de 2013.
La cifra de negocio de la multinacional de Corea del Sur entre octubre y diciembre alcanzó un total de 53,33 billones de wones (42.555 millones de euros), en línea con el dato de un año antes.
La caída de las ventas del negocio de telefonía, que facturó un 5,5% menos en el trimestre, se vio más que compensada por el fuerte crecimiento registrado en las divisiones de semiconductores y pantallas, que incrementaron sus ventas un 12,5% y un 12,7%, respectivamente.
"Los beneficios del cuarto trimestre fueron impulsados por los negocios de componentes, principalmente el de memorias y pantallas", destacó la compañía, que también reconoció el "impacto positivo" en sus cuentas derivado de la mayor fortaleza del dólar en relación al won.
De este modo, en el conjunto de 2016 el beneficio neto de Samsung Electronics alcanzó los 22,73 billones de wones (18.142 millones de euros), un 19,2% más que un año antes, mientras sus ventas en el conjunto del ejercicio aumentaron un 0,6%, hasta 201,87 billones de wones (161.145 millones de euros).
Entre enero y diciembre, las ventas de móviles cayeron un 3,1%, aunque aún así siguieron representando casi el 50% de los ingresos de Samsung, mientras el negocio de semiconductores elevó un 7,5% su facturación y el de pantallas un 4,1%.
De cara a 2017, Samsung Electronics señaló su intención de dar prioridad a la seguridad de los consumidores en el área de móviles al mismo tiempo que tratará de fortalecer su liderazgo en el mercado de alta gama, así como ganar competitividad en las gamas medias y bajas añadiendo funciones hasta ahora disponibles en los modelos de gamas superiores.