Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saeta Yield eleva un 1% el dividendo

Saeta Yield fortalecerá su política de retribución al accionista. La compra de Carapé en Uruguay y la refinanciación de la planta termosolar Manchasol 2 permitirán incrementar el dividendo implícito anual hasta 0,76 euros por acción, un 1% superior a la cifra anterior y un 8,9% mayor al dividendo inicial en la salida a bolsa, en febrero de 2015, informó la compañía.
Esta mejora es producto de las favorables perspectivas de la empresa participada por ACS respecto a la evolución de su flujo de caja recurrente, que crece hasta los 73,1 millones de euros.
Estos dividendos estarán sujetos a las aprobaciones trimestrales del consejo de administración.
La operación de refinanciación de Manchasol 2 supone un incremento del flujo de caja recurrente anual de la compañía de 4,6 millones de euros, gracias a la reducción del coste financiero de la deuda y al incremento del plazo de devolución.
Esta operación ha generado entre 10 y 20 millones de euros de valor presente neto para la compañía sin necesidad de aportar fondos propios.
El nuevo contrato de financiación está compuesto por dos tramos, uno por 159 millones de euros con un sindicato de 5 entidades financieras y un segundo tramo de 40 millones de euros con un inversor institucional.
La planta Manchasol 2, situada en Ciudad Real, tiene una potencia instalada de 49,9 MW. Cuenta con la tecnología termosolar de concentración de cilindro parabólico, con una capacidad de almacenamiento de calor de más de 7 horas y un campo solar de 510.000 m2.
En 2016 produjo 135 GWh de electricidad, unos ingresos de 39 millones de euros y un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 27 millones de euros.
Además, Saeta Yield anunció el pasado viernes el cierre de la compra de sendas plantas eólicas en Uruguay -Carapé I y II- con una potencia instalada y en operación de 95MW, que va representar un aumento de los flujos de caja en 8,2 millones de euros, antes de los costes de financiación de la compra.
En términos netos, la combinación de la adquisición de los activos eólicos uruguayos y el ahorro financiero tras la refinanciación de Manchasol 2 va a elevar el flujo de caja recurrente esperado promedio de Saeta Yield hasta los 73,1 millones de euros.
Esta cifra, que se refiere al promedio esperado por la compañía para los próximos cinco años, hasta el año 2021, es la base sobre la que se establece el dividendo de Saeta Yield.
AUMENTO DEL DIVIDENDO Y PAY OUT MÁS FLEXIBLE
En este marco de mejora en la generación del flujo de caja recurrente, y con el objetivo de fortalecer la política de retribución al accionista, el nuevo ratio de 'pay out' sobre el flujo de caja recurrente se sitúa en el 85% y lo que supondrá un aumento del dividendo implícito anual por acción hasta los 0,76 euros.
Esta política refuerza la consistencia de su estrategia retributiva a medio y largo plazo y, al mismo tiempo, amplía el margen de maniobra para establecer mejoras en la retribución para el accionista en el futuro.
Saeta Yield, que según sus datos se encuentra a la cabeza de la Bolsa española en rentabilidad por dividendo, en torno al 8%, acumula además una revalorización de sus acciones en lo que va de año superior al
20%.