Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sacyr ultima su desembarco en Estados Unidos

Pide al nuevo Gobierno español que lance en 2017 un plan de infraestructuras con capital privado
Sacyr ultima su entrada en el mercado de la construcción de Estados Unidos, con lo que cumplirá así uno de los objetivos estratégicos en la actual política de crecimiento y reforzamiento de la expansión internacional que aborda la compañía, según anunció su presidente, Manuel Manrique.
El grupo trabaja actualmente para cerrar el que será su primer contrato en el país, la construcción y explotación de centros de tratamiento de residuos en Baltimore, la ciudad más poblada del Estado de Maryland.
"Además, Sacyr es ya finalista en otros dos proyectos", aseguró Manrique durante la presentación de los resultados trimestrales del grupo.
El inminente desembarco en Estados Unidos se realizará en alianza con Manhattan Construction, la firma local con la que la compañía española se alió a finales de 2014 para abordar el mercado Norteamericano.
Además, la entrada de Sacyr en el sector constructor estadounidense coincidiría con el lanzamiento de los planes de construcción y mejora de nuevas infraestructuras del país anunciados por el futuro nuevo presidente Donald Trump.
PETICIÓN AL NUEVO GOBIERNO.
Por el momento, y por lo que al mercado doméstico se refiere, el presidente de Sacyr manifestó su esperanza en que el nuevo Gobierno aborde en 2017 inversiones en nuevas infraestructuras de la mano del capital y la inversión privada, con el fin de relanzar la obra pública sin perjudicar al objetivo de déficit.
En este sentido, Manrique sugirió la conveniencia de promover un gran acuerdo por la obra pública entre todos los agentes que intervienen en el sector.
"Todos los actores del sector (políticos, empresarios y financiadores) somos conscientes de que tenemos que hacer un esfuerzo para promover infraestructuras que no computen en déficit", indicó. "Ello es posible y tenemos la confianza en que el nuevo Gobierno lo lleve a cabo de forma efectiva en 2017", añadió el presidente de Sacyr.
La compañía acometió a comienzos de este año un ajuste en su división de construcción española, que afectó a un total de 327 empleados, una cuarta parte del total.