Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sacyr cobra 52,27 millones de dividendo de Repsol

Ya no tiene que destinarlo a cubrir gastos de la deuda
Sacyr ha cobrado 52,27 millones de euros por el dividendo complementario repartido por Repsol, en virtud de la participación del 8,2% que tiene como segundo mayor accionista de la petrolera.
La compañía que preside Manuel Manrique ha optado una vez más por recibir esta retribución en efectivo, según confirmaron a Europa Press en fuentes de la constructora.
Sacyr ha optado tradicionalmente por recibir en efectivo el dividendo que Repsol abona mediante 'scrip dividend', dado que hasta ahora tenía el compromiso de destinar este importe a cubrir los gastos derivados de la deuda asociada a su inversión en la petrolera.
No obstante, toda vez que el pasado mes de abril concluyó de liquidar todo el pasivo vinculado a esta inversión en la petrolera, a partir de ahora Sacyr es libre de destinar este rendimiento de su inversión a los fines que estime oportunos.
Sacyr ratificó su "lealtad" con Repsol y su "compromiso" con la estrategia de negocio de la compañía energética en su reciente junta general de accionistas.
"Manifiesto nuestra lealtad como accionistas a Repsol y nuestro compromiso con el proyecto de la compañía", indicó Manrique durante su intervención en la asamblea, en la que destacó el proceso por el que la constructora liquidó en los últimos meses toda la deuda de 1.654 millones de euros que tenía vinculada a su inversión en Repsol.
A través de la firma de tres contratos de derivados suscritos entre septiembre de 2016 y abril de este año con las acciones que tiene de Repsol con distintas entidades financieras, Sacyr logró recursos para amortizar toda la deuda asociada a la inversión en la petrolera.
Esta operación de "saneamiento", junto a la venta de Testa y otros activos, ha permitido, según Manrique, reducir la deuda total del grupo hasta los 3.015 millones de euros y dotarlo de una "estructura financiera saneada". "Desde 2011 hemos recortado el endeudamiento en un 75%", subrayó el presidente ante los socios en la junta.