Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P revisa de 'negativa' a 'estable' la perspectiva del rating de Rusia, pero lo mantiene en el 'bono basura'

La agencia de calificación Standard & Poor's ha mejorado la perspectiva, que pasa de 'negativa' a 'estable', de la nota de solvencia 'BB+' de la deuda soberana en divisa extranjera de Rusia, aunque la mantiene en la categoría de 'grado de especulación o bono basura'.
La calificadora de riesgo, que también ha confirmado el rating 'BBB-' en divisa local de Rusia, atribuye su decisión a que la economía del país, así como sus políticas, "continuarán adaptándose" al entorno de bajos precios del crudo.
"La revisión de la perspectiva refleja nuestra visión de que los riesgos externos han disminuido de forma significativa. Esperamos que la economía y las políticas de Rusia continúen adaptándose al entorno de bajos precios del petróleo (...) y el país modere su deuda en el periodo 2016-2019", señaló S&P en un comunicado.
De este modo, la agencia espera que el PIB ruso promedie un crecimiento del 1,6% entre los años 2017 y 2019, después de contraerse un 1% en 2016.
Respecto a las sanciones impuestas a Rusia por Bruselas y EEUU por el conflicto con Ucrania, S&P ha señalado que "limitan" la inversión directa extranjera en el país y la financiación externa de los bancos y empresas del país.
Sin embargo, la calificadora estima que, a pesar de que continuan las presiones fiscales, el Gobierno ruso debería ser capaz de mantener los comparativamente bajos niveles de deuda pública sin sobrepasar el 13% del PIB en el periodo que comprende los años 2016-2019.
Asimismo, El Banco Central de Rusia (BCR) ha decidido en su reunión de este viernes recortar 50 puntos básicos los tipos de interés hasta el 10% como consecuencia de la "desaceleración de la inflación y de una actividad económica inestable, lo que supone la segunda rebaja en el precio del dinero en lo que va de año.
El instituto emisor ruso prevé que los precios, que subieron un 6,9% en agosto, alcancen el 6,6% en septiembre de 2016 y el 4,5% en septiembre de 2017, para alcanzar el objetivo del 4% anual a finales del próximo año.
En este sentido, el Banco de Rusia ha indicado que el tipo de interés actual se debe mantener estable hasta finales de 2016, aunque anuncia que podría realizar más recortes en el primer semestre de 2017.