Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P descarta fusiones transfronterizas en Europa en el corto plazo

La agencia de calificación crediticia S&P Global, tradicionalmente conocida como Standard & Poor's (S&P), descarta la posibilidad de que se efectúen fusiones transfronterizas en el Viejo Continente en el corto plazo.
Así lo señaló en un encuentro informativo sobre banca europea el director ejecutivo de S&P, Jesús Martínez, quien considera que "todavía" no se va a ejecutar un proceso de integración transfronteriza en Europa.
"Pensamos que no va a ocurrir, además de que las integraciones entre países son más complicadas por temas culturales y de prácticas, creemos que todavía existen algunas barreras", aseguró el experto, que sí aprecia síntomas de consolidación en el sector financiero italiano, aunque sea en entidades pequeñas.
Por otra parte, el analista de la calificadora estima que los tipos de interés, actualmente en mínimos históricos, presionarán los márgenes de la banca europea durante los dos próximos años.
"Va a ser una retirada de los estímulos muy gradual, la presión sobre los márgenes será constante los próximos dos años", sostuvo Martínez al respecto de la política monetaria implantada por el Banco Central Europeo (BCE).
De este modo, Martínez sostiene que el "problema principal" que limita la rentabilidad de la banca europea es de carácter coyuntural, por los tipos de interés, aunque recuerda que también los hay de carácter estructural como consecuencia del incremento de costes que generan los cambios regulatorios y la digitalización.
En lo referente a la transformación digital, Martínez cree que, por el momento, no tiene un impacto "excesivo" en el rating de las entidades, aunque advierte de que si los bancos "no demuestran" que se pueden adaptar a este proceso podrían registrar un impacto negativo "mucho más grande".
En este sentido, sostiene que invertir en el proceso de digitalización y beneficiarse de los incrementos de eficiencia que genera la transformación digital es un equilibrio "difícil de conseguir".