Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P confirma la 'triple A' de Alemania pero rebaja sus perspectivas de crecimiento de los próximos tres años

La agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) ha confirmado la nota de solvencia 'AAA' con perspectiva 'estable' de la deuda soberana a largo plazo emitida por la República Federal de Alemania, según informó en un comunicado, en el que rebajó una décima las previsiones de crecimiento del país de cara a los tres próximos años.
S&P otorga la máxima calificación crediticia a Alemania gracias a que su economía altamente diversificada y competitiva continuará sustentado el crecimiento, respaldado también por la "sólida" demanda interna y la resistencia de las importaciones.
No obstante, la calificadora, que incrementa una décima sus previsiones de crecimiento para Alemania en 2016, hasta el 1,8%, rebaja una décima las expectativas de expansión de la economía germana para los próximos tres años, hasta el 1,4% en 2017 y hasta el 1,3% en 2018 y 2019.
Entre las preocupaciones de la agencia, destaca la "fragmentación continua" del escenario político alemán como resultado del ascenso del partido euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD, según sus siglas en alemán) lo que podría ralentizar la toma de decisiones en el país.
Según las encuestas, AfD entrará por primera vez en el Parlamento alemán en 2017 como el séptimo partido de mayor importancia. "Esto provocará que la construcción de coaliciones a nivel federal y estatal sea más complicado, al tiempo que las claras mayorías en el Bundesrat --Cámara Alta-- son cada vez menos probables, lo que plantea nuevos retos en la toma rápida de decisiones", indica S&P.
A pesar de ello, S&P asegura que la condición acreedora de Alemania le proporciona un "colchón adicional" para resistir ante los efectos de potenciales 'shock' económicos y financieros.
"La perspectiva 'estable' refleja que no contemplamos un escenario probable que pueda motivarnos a rebajar la calificación de Alemania en los dos próximos años", aprecia la calificadora que reitera que las finanzas públicas del país están "bien posicionadas" para soportar posibles crisis financieras o económicas.
Asimismo, confía en que se mantenga un consenso político a favor de políticas económicas prudentes, lo que contendrá la deuda pública y sostendrá la posición del país como acreedor externo.