Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosell (Ceoe) pide tolerar y valorar todas las opiniones aunque sean sólo de "una parte de la sociedad"

El presidente de la Ceoe, Joan Rosell, ha reclamado este jueves a los políticos amplitud de miras y "tolerar, entender, valorar y estudiar las opiniones de cualquier sociedad, aunque sólo sea una parte de la sociedad", y ha considerado que hay que dejar espacios para que todo el mundo se encuentre cómodo.
Lo ha dicho durante el acto de entrega de las Medallas de Honor y los Premios Carles Ferrer Salat de Fomento del Trabajo, en presencia del Rey Felipe VI, donde ha constatado que "las unanimidades y las uniformidades se han acabado", lo que requiere comprender y respetar las diferencias para que no se vuelvan antagónicas.
"Un empresario como yo que vive prácticamente en el puente aéreo entre Madrid y Barcelona ve con cierta desilusión y con mucha preocupación que no hay entendimiento", ha lamentado, y ha señalado que todo el mundo tiene culpa de esta situación, también los empresarios.
A juicio de Rosell "es tiempo de escuchar opiniones, algunas muy fundamentadas, y reflexionar inteligentemente sobre todas" ellas.
"Es la hora de la gran política, siempre con concordia. Los gritos y ruidos son demasiado fáciles de hacer. Ahí quedan, pero no construyen puentes ni arreglan los problemas del día a día de la sociedad", ha sostenido.
En la entrega de premios han participado también el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría; la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna; el presidente de la Ceoe, Joan Rosell; el conseller Jordi Baiget; el segundo teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, y el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls.