Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Repsol recorta a 3.500 millones su previsión de inversiones para 2016

Repsol ha recortado de 3.900 millones de euros a 3.500 millones de euros su previsión de inversiones para este año, según indicó el director financiero, Miguel Martínez, en una conferencia con analistas para presentar los resultados de los nueve primeros meses.
Asimismo, Martínez señaló que en la reunión mantenida por la compañía el pasado mes de octubre con las agencias de calificación fueron bien recibidos los avances llevados a cabo por la petrolera en materia de desinversiones y contención de gastos.
Por otra parte, el directivo afirmó que la compañía no prevé cambiar su actual política de retribución al accionista mediante 'scrip dividend', que permite elegir el cobro del dividendo en acciones o metálico, hasta que las calificaciones crediticias del grupo "en niveles de BBB'" pasen a tener perspectiva 'estable'.
Martínez, que subrayó que la política de dividendo es una materia que depende del consejo de administración, consideró que la retribución para el accionista para 2016 "estará en línea" con el del ejercicio 2015, que ascendió a un total de 0,766 euros por acción.
Repsol cuenta actualmente con una calificación crediticia a largo plazo de 'BBB-' para la agencia de calificación Standard & Poor's y 'BBB' para Fitch.
NO DESCARTA EMISIÓN DE HÍBRIDOS.
Por otra parte, el director financiero de Repsol volvió a insistir en que el grupo no descarta volver a retoma las emisiones de bonos híbridos, a pesar de que la venta del 10% de su participación en Gas Natural al fondo GIP por unos 1.900 millones de euros ha ayudado a mejorar los ratios de capital de la compañía.
En marzo del año pasado, Repsol ya colocó 2.000 millones de euros en dos tramos de bonos híbridos con vencimientos a seis y diez años de los 5.000 millones de euros que había anunciado que podría emitir para financiar la compra de Talisman.