Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renfe realizará un primer pago de 9 millones a Talgo por el macropedido de trenes AVE este año

Aprueba en mayo la segunda parte del contrato para tener los trenes coincidiendo con la entrada de competidores
Renfe abonará este año a Talgo un primer pago de 9 millones de euros por el 'macropedido' de treinta nuevos trenes AVE que le encargó en noviembre de 2016 que supondrá un importe total de 1.300 millones de euros.
La compañía pagará la 'primer letra' de sus nuevos AVE mientras encarga al fabricante comenzar a producir el segundo de los dos lotes en que se dividió el pedido.
Renfe dará 'luz verde' a esta segunda parte del contrato, de quince trenes y estimada en unos 500 millones, en la reunión del consejo de administración del próximo mes de año, apenas seis meses después de encargar el primer lote.
De esta forma, la compañía ferroviaria recibirá los treinta nuevos trenes coincidiendo con la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren, prevista para el horizonte de 2020, que supondrá la entrada de empresas que compitan con Renfe en el AVE.
Para esas fechas se ha fijado además por parte de Fomento la puesta en servicio de determinadas líneas de Alta Velocidad actualmente en construcción, como son la conexión a Galicia.
En concreto, la operadora comenzará a recibir los quince trenes del primer lote en 2019 y los quince del segundo en 2021, según detalló el presidente de la compañía ferroviaria, Juan Alfaro. Con estas nuevas unidades, la empresa elevará en un 33% su actual parque de 89 trenes de Alta Velocidad.
De hecho, la apertura del mercado está "marcando todo el trabajo y la estrategia de Renfe con el fin de seguir siendo el operador de referencia", según reconoció su presidente durante su comparecencia en el Congreso.
"Estamos preparando a la compañía para la competencia, a pesar de que la empresa está ya acostumbrada a competir, si bien lo hace con otros modos de transporte, como el avión", indicó. "Parte de las inversiones previstas se destinan a contar con la capacidad de adaptación que se nos va a exigir", añadió.
CONTRATO FERROVIARIO DEL SIGLO EN DOS PARTES.
En este fin se enmarca la compra de nuevos trenes AVE que Renfe aprobó en noviembre de 2016, después de que Talgo resultara adjudicatario del pedido en concurso público.
El contrato, la primera compra de trenes en al menos una década, supuso el inicio de la fabricación inmediata de un primer lote de quince trenes e incluyó un segundo lote, de otras quince unidades de Alta Velocidad, que la compañía ferroviaria podía solicitar cuando lo estimara pertinente.
Renfe ha decidido 'activar' ya este segundo lote, apenas seis meses después de la firma del contrato, con el fin de tener así disponibilidad de todos los trenes en un menor horizonte temporal.
En cuanto al destino de los nuevos trenes, no se destinará a líneas concretas, sino que Renfe los emplearán en función de las necesidades y "con el fin de aprovechar al máximo las infraestructuras", según detalló Alfaro.
El tren que suministrará Talgo es el 'Avril', el modelo de tren de 'muy alta velocidad' desarrollado por el fabricante de trenes español. Se trata de un vehículo capaz de circular a una velocidad máxima de 363 kilómetros por hora y transportar hasta 600 viajeros. Para ello, cuenta con los vagones más anchos del mercado, y una de sus dos hileras de asientos dispone de tres plazas.