Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renfe nombra a Francisco Minayo nuevo director general

Renfe ha nombrado nuevo director general a Francisco Minayo, en sustitución de Berta Barrero, quien ha ejercido este puesto durante los dos últimos años, según informó la operadora.
Minayo ya ocupó este cargo entre 2012 y 2014, en la etapa en que ejerció como presidente de Renfe Julio Gómez-Pomar, actual secretario de Estado de Infraestructuras, de cuyo equipo forma parte.
Juan Alfaro designa un nuevo 'número dos' en Renfe días después de que el hasta ahora alto cargo de Fomento fuera nombrado presidente de la compañía ferroviaria en sustitución de Pablo Vázquez.
Francisco Minayo es ingeniero industrial y forma parte desde 1981 de Renfe, donde ha ocupado distintos puestos técnicos y ejecutivos.
Entre los retos que Alfaro y Minayo afrontan al frente de la compañía ferroviaria figura el de mantener sus cuentas en 'números negros', después de que en 2015 Renfe lograra el primer beneficio de su historia y que vaya a cerrar 2016 como segundo ejercicio con ganancias.
Asimismo, tendrán que gestionar el suministro de los nuevos trenes AVE recientemente adjudicado a Talgo, que se empezarán a recibir en tres años, y el previsto crecimiento del negocio de Alta Velocidad por el aumento de la movilidad y la puesta en servicio de nuevas líneas.
Otro de los retos de medio plazo de Renfe es el AVE La Meca-Medina, una línea que la compañía ferroviaria tendrá que explotar, de forma parcial a partir de diciembre de 2017, y en su totalidad desde enero de 2018.
En este caso, los dos nuevos máximos ejecutivos de la compañía toman el relevo semanas después de que el grupo lograra un acuerdo con el Gobierno árabe por el que las empresas españolas contarán con catorce meses más para acabar la línea sin riesgo de sanciones por retraso.