Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El paro de Reino Unido marca mínimos de 11 años y la ocupación sigue en niveles récord en el tercer trimestre

La tasa de desempleo en Reino Unido se ha situado al cierre del tercer trimestre en el 4,8%, su nivel más bajo desde el mismo periodo de 2005, mientras que la ocupación se mantuvo entre julio y septiembre en el 74,5%, la mejor lectura desde que comenzaron los registros en 1971, según ha informado la Oficina Nacional de Estadística (ONS).
En concreto, en el primer trimestre completo tras la victoria del 'Brexit' en el referéndum del pasado 23 de junio, el número de ocupados alcanzó los 31,8 millones, una cifra superior en 49.000 personas a la del trimestre precedente y en 461.000 a la del mismo periodo de 2015.
De esta cifra, un total de 23,34 millones de personas trabajaban a tiempo completo, 350.000 más que un año antes, y 8,56 millones a tiempo parcial, un incremento de 110.000 personas en un año.
Por su parte, la tasa de paro de Reino Unido bajó entre julio y septiembre al 4,8% desde el 4,9% del segundo trimestre y el 5,3% de un año antes, lo que representa la mejor lectura del dato desde el segundo trimestre de 2005.
La cifra de desempleados en el país retrocedió hasta 1,60 millones, lo que supone un descenso trimestral de 37.000 parados y de 146.000 en un año. De estos, un total de 876.000 eran hombres y 728.000 mujeres, un descenso interanual de 82.000 y 64.000, respectivamente.
"El desempleo ha bajado a mínimos en más de una década y el empleo sigue en máximos", destacó David Freeman, estadístico de ONS, quien advirtió de que "sin embargo, hay señales de que el mercado laboral podría estar enfriándose con un crecimiento más lento de la ocupación".
SUBEN LOS INGRESOS.
Asimismo, la oficina estadística británica informó de que las ganancias medias semanales de los empleados registraron un incremento nominal del 2,3%, incluyendo primas, mientras que al excluir bonus los ingresos medios semanales subieron un 2,4%.
Al tener en cuenta el impacto de la inflación, el salario real de los empleados en el Reino Unido registró un incremento del 1,7% respecto al mismo periodo de 2015.
En concreto, el sueldo medio sin contar el cobro de bonus entre julio y septiembre fue de 475 libras semanales (590 euros) antes de impuestos y deducciones, frente a las 463 libras del año pasado (578 euros), mientras que al incluir el pago de bonus los ingresos medios semanales alcanzaron las 505 libras (631 euros).
En comparación con el año 2000, cuando comenzaron los registros, los ingresos nominales de los trabajadores de Reino Unido han aumentado un 62,2%, mientras que en el mismo periodo la inflación aumentó un 40,6%.
MÁS TRABAJADORES DE LA UE.
Por otro lado, durante el primer trimestre completo tras la victoria del 'Brexit' en el referéndum sobre la UE, el número de trabajadores no británicos en el país aumentó en 241.000 respecto al mismo periodo de 2015, hasta un total de 3,49 millones.
De esta cifra, unos 2,26 millones de trabajadores procedían de países de la UE, lo que supone 26.300 más que en los tres meses anteriores y 221.000 más que un año antes, además de un nuevo máximo desde que en 1997 comenzaron a recopilarse datos.
En el caso de trabajadores procedentes de países ajenos a la UE, la cifra en el tercer trimestre alcanzó los 1,23 millones, un incremento trimestral de 16.700 personas y de 20.000 en un año.
"Los limitados datos disponibles sugieren que el resultado del referéndum y la consecuente devaluación de la libra esterlina han tenido escaso impacto hasta ahora sobre el número de la UE en Reino Unido", indicó Freeman.