Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prosegur gana 93 millones hasta septiembre, un 26,7% menos, por costes extraordinarios

Prosegur registró un beneficio neto consolidado en los nueve primeros meses del año de 93 millones de euros, lo que supone un retroceso del 26,7% con respecto al mismo periodo del año anterior, derivado de los costes extraordinarios del proceso de reestructuración organizativo y societario que la compañía ha implementado, según ha informado este jueves la firma de seguridad privada.
En concreto, Prosegur ha transformado su modelo de gestión por país en un modelo por negocio, con la plena operación de las divisiones de Prosegur Cash, Prosegur Seguridad y Prosegur Alarmas.
Con esta nueva estructura, la compañía está acelerando el crecimiento, potenciando la rentabilidad, incrementando la especialización y la eficiencia de los negocios y, por último, simplificando la organización.
Al igual que en los trimestres precedentes, Prosegur ha mantenido un "importante" ritmo de crecimiento en sus ventas con un incremento del 13% en moneda local con respecto al mismo periodo del año anterior.
Por unidades de negocio, Prosegur Alarmas registró un crecimiento orgánico del 17% mientras que Prosegur Seguridad y Prosegur Cash crecieron un 14% cada una.
En total, las ventas de los nueve primeros meses se situaron en 2.844 millones de euros, un 3,4% menos con respecto al mismo periodo de 2015, por el impacto negativo de la tasa de cambio en los países de Iberoamérica, al tiempo que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 316 millones de euros frente a los 326 millones del mismo periodo del año anterior, afectado también por el efecto divisa.
La deuda neta total en el periodo se ha incrementado en 30 millones de euros respecto al cierre del año 2015, principalmente como consecuencia de las inversiones en Sudáfrica y los gastos derivados de la restructuración societaria.
Con ello, la deuda se sitúa en los 620 millones de euros a final de septiembre de 2016, si bien el ratio de apalancamiento se mantiene en un nivel "holgado", según la compañía, de 1,4 veces el Ebitda.