Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La presión de los mercados no da tregua a España

El interés del bono a 10 años ha llegado a situarse por encima del 7 por ciento

La prima de riesgo ha alcanzado un nuevo máximo situándose en los 550 puntos básicos, con cierre en 543

Los mercados han tirado la toalla con España. La intervención del sistema financiero español, las dudas sobre las condiciones que Bruselas impondrá a las entidades que tengan que ser vigiladas, la pérdida de automía de nuestro país y, sobre todo, la rebaja  de la deuda española a la categoria previa a la de bono basura por parte de la agencia moodys nos sitúa al mismísimo borde del precipicio. Algo que explica que el bono a 10 años haya superado momentáneamente el 7 por ciento de interés y que nuestra prima de riesgo haya alcanzado un nuevo máximo situándose en los 550 puntos básicos aunque al final cerrase en 543.
La deuda española sigue mostrando una debilidad extrema pese a los anuncios del gobierno de ajustes y reformas para enderezar el modelo económico español. Este jueves, en el mercado secundario, los inversores han llegado a negociar los bonos españoles a 10 años por encima del 7 por ciento, la misma que alcanzaron Grecia, Irlanda y Portugal cuando fueron intervenidos. Al cierre, esta cifra ha bajado ligeramente hasta situarse en los 6,998. La prima de riesgo, ha seguido un camino similar, con un máximo de 550 puntos básicos y cerrando en 543. La explicación es qque estos operadores no confían en las posibilidades reales de nuestra economía para hacer frentes a nuestro compromisos financieros.

Ante tanto pánico, el gobierno ha buscado el bálsamo de la confianza y la gestión y ha articulado una reunión de máximo nivel de su equipo económico en el Congreso de los Diputados. De la misma ha salido un mensaje de confianza del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, quien pese a señalar que la tensión es "insostenible", ha lanzado un aviso a navegantes, "tenemos el apoyo de nuestros socios europeos". Y por si nos quedaba alguna duda por los silencios del presidente, Mariano Rajoy, añadió, "el gobierno está encima de los asuntos, está encima de los temas, está tomando medidas y va a continuar tomando medidas".
El anunciado plan para inyectar 100 millones de euros nuestro sistema financiero ha desperatdo más dudas que certezas. Las negociaciones con Bruselas no han despejado ni los intereses no los plazos para su devolución, y el empeño del ejecutivo por evitar llamarlo rescate, empeña aún más lo complejo de esta operación.

Cada vez queda más claro que esta inyección de fondos en nuestros bancos supondrá la pérdida de autonomía política por parte de las autoridades españolas, así lo han afirmado la canciller alemana, Angela Merker y su ministro de Economía, Wolfgang Schäuble. Precisamente, este jueves, Merkel intervenía ante el poderoso Parlamento alemán en Berlín y allí volvía a rechazar las presiones para que financie la deuda o garantice depósitos bancarios en la Eurozona.
Grecia como telón de fondo

Desde el gobierno de Mariano Rajoy vuelven las miradas hacia Grecia para explicar presión sobre nuestra economía. En esta tarea están contando con el respaldo de Bruselas que ha salido con una declaración de apoyo. Según un comunicado de la Comisión, el Gobierno español está actuado, con el respaldo de la UE, "con determinación" y "en todos los frentes" para combatir la crisis. Bruselas ha negado que el rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros ofrecido por el Eurogrupo haya fracasado y ha atribuido la subida de la rentabilidad de la deuda y de la prima de riesgo de España a las dudas sobre el futuro de Grecia tras las elecciones del 17 de junio.

"Los acontecimientos en otros países, por ejemplo en Grecia, tienen también un efecto por lo que se refiere a reacciones de los participantes del mercado, que están marcadas tras tres años de crisis financiera, económica y de deuda por una fuerte aversión al riesgo", ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, al ser preguntado por los motivos por los que la rentabilidad de la deuda española ha alcanzado el umbral del 7% pese al rescate.

"La situación en los mercados refleja un nerviosismo importante que se arrastra desde hace tiempo sobre la situación en toda la zona euro. Evidentemente, lo que pueda ocurrir el domingo en Grecia pesará, y está pesando ya mucho en las actitudes de los inversores", ha señalado el portavoz.

"Uno no debe juzgar la situación por la prima de riesgo en un determinado día. Aquí lo que hace falta es que gradualmente, eso es un trabajo de hormiga, se vaya recuperando la confianza", ha insistido Altafaj.

"España está adoptando medidas contundentes en todos los frentes de esta crisis con el apoyo de sus socios europeos, que creo que es fuerte y claro", ha proseguido. "Lo está haciendo tanto en términos de consolidación fiscal tanto a nivel nacional como regional, lo que es muy relevante, como llevando a cabo las reformas estructurales que son esenciales para aumentar el potencial de crecimiento del país y crear puestos de trabajo y lo hace en el frente financiero", ha indicado.

A juicio del Ejecutivo comunitario, "todas estas respuestas son las que deberían permitir a España reforzar gradualmente la confianza entre todos participantes en el mercado, incluidas las agencias de rating".

En este sentido, la Comisión ha eludido valorar la decisión de Moody's de rebajar tres escalones la nota de la deuda española justo después de la decisión sobre el rescate bancario.

"Espero que no se conceda a una agencia de rating el privilegio de determinar si la decisión del Eurogrupo es un éxito o un fracaso. Yo no haría eso", ha reclamado Altafaj.