Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Popular se reafirma en su estrategia de ampliar capital y niega haber encargado su venta urgente

El Banco Popular continúa con su estrategia de realizar una nueva ampliación de capital para poder seguir adelante o llevar a cabo operaciones corporativas para mejorar su situación y ha negado que la entidad se encuentre en riesgo de quiebra o que se haya encargado la venta urgente del banco.
El Popular ha subrayado que la estrategia comunicada por su presidente, Emilio Saracho, en la junta de accionistas del pasado 10 de abril se mantiene "invariada", según ha comunicado este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
En este sentido, el banco continúa trabajando en una estrategia que incluye la potencial realización de una ampliación de capital o una operación corporativa. Para ello, según explica, cuenta con asesores especializados que le apoyan en su desarrollo.
El Banco Popular niega igualmente que exista un riesgo de quiebra de la entidad, que registró pérdidas de 137 millones de euros entre enero y marzo, o que se haya encargado su venta urgente.
Igualmente, desmiente que el presidente del Consejo de Administraciones haya comunicado a otras entidades financieras la necesidad inminente de fondos ante una fuga masiva de depósitos o que haya datos de la Asociación Española de Banca que alerten de la pérdida de 6.000 millones de euros de depósitos en enero.
En una comunicación firmada por Francisco Aparicio Valls, consejero y secretario del Consejo de Administración, el banco indica además que los procesos de desinversión de activos no estratégicos "siguen su curso normal".
El banco presidido por Saracho subraya que, al cierre del trimestre, el patrimonio neto del banco ascendía a 10.777 millones de euros y la ratio de capital total se situaba en 11,91%, por encima de las exigencias regulatorias.