Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos critica que la venta del Popular supone la "concentración de la banca en muy poca gente"

Acusa al Gobierno de facilitar el "maquillaje" de las cuentas con ayudas y pide investigar si hubo venta fraudulenta de bonos
Podemos ha criticado este miércoles que la venta del Banco Popular al Banco Santander por un euro supone la "concentración de la banca española en manos de muy poca gente", algo que preocupa a esta formación.
"Estamos analizando esta operación con preocupación por lo que significa de concentración de la banca española en manos de muy poca gente", ha dicho en los pasillos del Congreso la diputada de Podemos Carolina Bescansa, tras ser preguntada por los medios de comunicación.
Bescansa ha apostillado que "lo que corresponde es estudiar y pedir los informes correspondientes" con el fin de "conocer exactamente el alcance de la operación y qué efectos tiene para el dibujo del panorama bancario en los próximos meses".
Tras caer sus acciones alrededor de un 50% en las últimas cuatro sesiones en Bolsa, la entidad financiera presidida por Emilio Saracho ha sido vendida por un euro al Banco Santander en operación organizada a través del mecanismo comunitario de la Junta Única de Resolución. Anteriormente, el Banco Central Europeo había declarado inviable al Popular.
EL SANTANDER, UN "MEGABANCO" QUE AMENAZA EL SISTEMA
En un comunicado remitido a los medios, Podemos ha alertado de la concentración que aúna tras esta operación el Santander que, denuncian, "se convierte en un 'megabanco' con un enorme control de los activos del sistema: más de 465.000 millones de euros". Un "riesgo sistémico" por la "doctrina 'too big to fail'" (demasiado grande para caer) que a pesar de que "debía evitarse", lamentan que haya terminado por imponerse.
"Los cinco mayores bancos han pasado de poseer el 31,4% del mercado de 1997, al 42,4% en 2008 y el 61,8% en 2016", recalcan desde la formación morada, que pide "proteger a los consumidores y que las instituciones reguladoras y supervisoras, especialmente el Banco de España, refuercen sus mecanismos de control y supervisión sobre las entidades bancarias y financieras".
"EL ESTADO AYUDÓ A MAQUILLAR LOS BALANCES CON AYUDAS"
En este sentido, critican que esos mecanismos "se han vuelto a mostrar insuficientes", dado que el Banco Popular "había superado de forma reiterada todas las auditorías previas", algo que atribuyen a las ayudas fiscales del Estado --44.287 millones de euros, recuerdan-- "en capital de máxima calidad, sin lo cual no se hubiesen aprobado". Por ello, acusan al Estado de haber "facilitado el maquillaje de los balances bancarios, dificultando el conocimiento de su situación real y alargando innecesariamente el proceso de saneamiento bancario".
Asimismo, también instan a comprobar si en la operación de venta orquestada por el Mecanismo Único de Supervisión de la Unión Europea el Gobierno ha facilitado cualquier garantía pública, ya que Podemos considera que "deben ser sus accionistas y el Banco Santander, como principal beneficiario de la operación, los que asuman el coste de los activos tóxicos que se encuentran en el balance del Popular".
¿SE OCULTÓ INFORMACIÓN EN LAS AMPLIACIONES DE CAPITAL?
Podemos también quiere que se investigue si existió algún tipo de venta fraudulenta de los bonos convertibles a particulares, un tipo de capital que, aseveran, "no debe ser vendido" a este tipo de consumidor, al igual que las preferentes, y si en las recientes ampliaciones de capital "hubo algún tipo de ocultación de la información sobre la situación real del balance del banco a los nuevos accionistas".
La formación morada destaca las "duras pérdidas" impuestas a los bonistas y también pide que "la mala gestión no debe ser pagada por los trabajadores", por lo que pide "evitar los posibles ajustes y reestructuraciones de plantilla que se puedan derivar de la operación para los trabajadores de ambos bancos". El cierre de oficinas, destacan, "supondría un gran perjuicio para consumidores, especialmente en las zonas rurales".
Por otro lado, también subrayan que esta quiebra "demuestra que, más allá de la titularidad de las instituciones bancarias y de su propia naturaleza, fue la excesiva concentración del negocio bancario y financiero en la construcción lo que explica la crisis financiera española".