Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cúpula de Pescanova ideó y ejecutó prácticas para ocultar la deuda

Pescanovacuatro.com

El informe 'forensic' realizado por KPMG para determinar la situación de Pescanova revela que en los últimos ejercicios se diseñaron y ejecutaron prácticas contables para ocultar deuda, y que estas prácticas eran "instruidas, ejecutadas, llevadas a cabo o conocidas, en mayor o menor medida", por miembros de la cúpula directiva.

En concreto, el informe concluye que el objetivo de estas prácticas era presentar una deuda financiera inferior a la real y, como consecuencia, unos resultados superiores a los realmente generados. De hecho, cuantifica que la deuda financiera a 31 de diciembre de 2012 era de 3.281 millones de euros, con un patrimonio neto negativo de 927 millones de euros.
"Los hechos, operativas y prácticas desarrolladas por el grupo Pescanova no fueron fortuitos, sino que fueron resultado de una planificación de forma consciente que se ha venido realizando durante varios años por parte de la dirección de Pescanova", destaca en una nota remitida a la CNMV por el administrador concursal de la empresa, Deloitte, que se reserva el derecho a adoptar las medidas oportunas y a dar traslado del informe a los órganos competentes.
Las operaciones para presentar una deuda financiera inferior a la real consistieron en la formalización de créditos documentarios sin que existieran transacciones reales con la mercancía, la utilización de estructuras societarias instrumentales para generar financiación bancaria y resultados ficticios, así como líneas de factoring dispuestas sin sustancia económica.
Estas prácticas "pueden ser consideradas como irregulares desde un punto de vista contable y financiero", señala el informe, según el cual, existen "indicios fundados" de que "determinadas personas de la cúpula de Pescanova han instruido, ejecutado, llevado a cabo o conocido, en mayor o menor medida dichas prácticas".
Deloitte, como administrador concursal de la empresa, considera que las conclusiones del 'forensic' deben ser tenidas en cuenta para entender la situación en que actualmente se encuentra la empresa. No obstante, precisa que no afectará sustancialmente al esquema de trabajo planteado por la administración concursal, que tiene como objetivo emerger del concurso de acreedores mediante un convenio, "a pesar de la gestión irregular de los últimos años".
Las conclusiones de este informe se conocen la víspera de una reunión de los miembros del consejo de administración de Pescanova, convocada por Deloitte, con el fin de informar de la situación del proceso concursal.