Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paramés define a Cobas como un proyecto con vocación de permanencia que ofrecerá también planes de pensiones

Cobas Asset Management comenzará este miércoles a comercializar sus cuatro primeros fondos, que seleccionan activos infravalorados

El inversor Francisco García Paramés ha calificado a su gestora Cobas Asset Management como un proyecto "de amplio alcance, con vocación de permanencia a largo plazo y esencialmente distinto a otros existentes en el mercado".
En un mensaje personal a los inversores, García Paramés detalla que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) registró el pasado 3 de febrero a la gestora, que el 17 de febrero recibió autorización para asumir el fondo Cobas Selección FI -hasta entonces bajo la órbita de Inversis- y el 3 de marzo tuvo 'luz verde' para gestionar sus cuatro primeros fondos, que comenzará a comercializar este miércoles 8 de marzo.
Así, asegura que Cobas Asset Management nace como continuación de un proyecto iniciado en 1989 que pretende aplicar los principios de una inversión sensata, también conocida como 'value investing' o inversión en valor, y que está abierto a todos los inversores que deseen participar en el mismo.
De hecho, revela que tanto su familia como él personalmente invierten ya "e invertiremos siempre", asegura, todos sus ahorros financieros disponibles en los fondos gestionados por Cobas Asset Management.
"Cobas Asset Management surge porque otras alternativas no eran suficientes para cumplir el propósito indicado, ya que, o bien buscaban un nivel de activos excesivamente elevado, o bien pretendían desvirtuar la esencia de este tipo de gestión, que debe centrarse en la selección de activos infravalorados y no en realizar predicciones sobre la evolución de los mercados", describe.
De este modo, la filosofía de inversión que aplicará es comprar activos infravalorados con el objetivo de preservar (y si es posible aumentar) a largo plazo el poder adquisitivo de los ahorros de los clientes, y deja claro que no pretende anticipar el comportamiento a corto plazo de los mercados, "tan impredecibles como las personas que lo forman, sino la evolución a largo plazo de aquellos activos que le interesan".
"No nos preocupará, por tanto, la evolución de los mercados, y más bien abrazaremos con entusiasmo la volatilidad, fuente de generación de valor, e incluso las caídas, para poder aprovechar precios más bajos en los activos que nos interesan, aunque suframos a corto plazo", incide.
Los fondos que gestiona Cobas -Cobas Selección FI (90% renta variable global y 10% renta variable ibérica), Cobas Internacional FI (renta variable global), Cobas Iberia FI (renta variable ibérica), Cobas grandes compañías (renta variable global en compañías de más de 4.000 millones de euros de capitalización bursátil) y Cobas Renta FI (90% renta fija a corto plazo y 10% renta variable)- invertirán fundamentalmente en Europa, EE.UU. y Asia.
Asimismo, anuncia que "en breve" dispondrá de fondos de pensiones y de fondos domiciliados en Luxemburgo.
EQUIPO DE REPUTADOS ANALISTAS
Para acometer el desarrollo del proyecto y su filosofía de inversión, Cobas cuenta con un nutrido equipo de análisis y de gestión con una larga trayectoria y un variado origen, ya que abarca cinco nacionalidades diferentes (peruana, taiwanesa, norteamericana, inglesa y española), además de un experimentado consejo de administración y departamentos de relación con inversores, financiero, administración, sistemas informáticos y mesa de 'trading'.
En cuanto a las características de la cartera de inversión, las compañías seleccionadas cuentan con un ROCE (rentabilidad sobre capital empleado) del 30% -del 34% si se excluyen las centradas en materias primas-, un precio medido por el 'earnings yield' (beneficio/capitalización+deuda) del 13,4% que equivaldría un PER de 8,4 veces, y un potencial de revalorización del 70%.
En cuanto al límite de volumen de activos bajo gestión, la estrategia ibérica oscilará entre 750 y 1.000 millones de euros, y la global entre 4.000 y 5.000 millones en el conjunto de fondos que la apliquen.