Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pacto de Toledo inicia hoy en el Congreso la actualización de sus recomendaciones

La separación de fuentes de financiación será la primera cuestión que analicen los grupos
La Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo inicia este miércoles en el Congreso la revisión de sus recomendaciones, con la separación de fuentes de financiación como primer punto de debate para abordar el futuro del sistema público de pensiones.
Estos trabajos son consecuencia del trabajo iniciado con las más de treinta comparecencias que la comisión ha celebrado desde noviembre de 2016 y que servirán al Gobierno para sustentar una nueva reforma de las pensiones con el objeto de garantizar su sostenibilidad.
Según han señalado a Europa Press fuentes de la comisión, los debates para revisar las recomendaciones tendrán lugar al menos una o dos veces a la semana durante las semanas con Pleno, con la previsión de poder cerrar un nuevo acuerdo a finales de mayo o principios de junio.
¿UNA REFORMA ANTES DE VACACIONES?
Esta es al menos la previsión transmitida por la presidenta de la comisión, la 'popular' Celia Villalobos. Sin embargo, varios grupos de la oposición recelan de estos plazos pues todas las estimaciones lanzadas desde el inicio de los trabajos se han ido sobrepasando.
De hecho, algunos grupos creen que estos mensajes de celeridad responden a un intento del Ejecutivo de cerrar rápidamente un acuerdo que permita anunciar una reforma de pensiones antes de las vacaciones de verano.
Frente a ello, la oposición asume que las discrepancias en materias como la revalorización de las pensiones --ningún grupo a excepción del PP es partidario de mantener la fórmula aprobada en 2013 y el factor de sostenibilidad pues no garantiza, señalan, la suficiencia de las pensiones-- o una financiación alternativa al sistema, provocará que la discusión se alargue.
Así, aunque la revisión se hará en orden, la previsión es que los 'puntos calientes' deban de ser obviados para abordarlos con mayor profundidad más adelante.
Todo ello sin haber dado por cerrada la fase de comparecencias que, aunque concluyó formalmente con la 'visita' del secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, el pasado 5 de abril, grupos como Unidos Podemos reclaman abordar las pensiones desde el ámbito rural y una perspectiva de género.
SEPARACIÓN DE FUENTES DE FINANCIACIÓN
El primero de los debates, la clarificación y separación de fuentes de financiación, tendrá lugar después de que el Gobierno haya decidido reservar una parte de los Presupuestos para el abono de la parte de las pensiones que no se puedan pagar con los ingresos de la Seguridad Social, ante el agotamiento del Fondo de Reserva, conocido comúnmente como la 'hucha de las pensiones'.
Esta circunstancia lleva a grupos como Unidos Podemos a reivindicar las recomendaciones como lugar en el que plasmar estas decisiones, y decidir si la financiación de parte de las pensiones se hace con cargo a los Presupuestos de una manera estructural, y no coyuntural por una cuestión de necesidad.
La búsqueda de financiación suficiente para asegurar tanto la cuantía de las pensiones como el equilibrio financiero del sistema --a pesar de la reserva de parte de los Presupuestos, el Gobierno anticipa que empezará a reducirse el déficit del sistema-- es la principal preocupación de los grupos, que coinciden en la necesidad de adoptar medidas para sanear las cuentas.
Otra cuestión planteada por grupos como PDeCAT es la posibilidad de 'oxigenar' las cuentas de la Seguridad Social sacando de las prestaciones que asume este sistema pensiones con menor nivel contributivo, como las pensiones de viudedad y orfandad, sin necesidad de que éstas desaparezcan.
A pesar de la posibilidad de que estas pensiones pudieran ser prestadas a través de por las administraciones autonómicas o financiadas por el Estado con dinero de los Presupuestos, otros grupos se oponen a esta separación pues consideran un paso previo a su recorte o supresión.