Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE dice que su 'no' al techo de gasto es "por Montoro" y critica con Podemos la bajada de IRPF

El PSOE ha asegurado este martes que su 'no' a los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda y al techo de gasto para 2018 se debe a que los presente Cristóbal Montoro, que a su juicio no debería seguir siendo ministro al quedar "inhabilitado" tras la sentencia de la amnistía fiscal de 2012, y junto a Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha criticado que el techo de gasto conlleve un ajuste por el lado del gasto y no se actúe en el lado de los ingresos y se vaya a aprobar un "parche" con la rebaja del IRPF.
Así lo ha señalado el portavoz económico del PSOE, Pedro Saura,durante su participación en el debate del Pleno del Congreso sobre el acuerdo de los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda para el trienio 2018-2020 y el techo de gasto, en el que ha señalado que el primer "no" de los socialistas al techo de gasto de 2018 es por el propio Montoro, ya que a su juicio no debería seguir siendo ministro después de que el Tribunal Constitucional haya anulado la amnistía fiscal de 2012.
"No puede dar lecciones a nadie porque la sentencia dice que no tiene principios para poder gestionar los recursos públicos. Está inhabilitado para dar lecciones a nadie", ha espetado Saura a Montoro, a quien ha explicado que el rechazo del PSOE al techo de gasto es que la vía elegida para realizar el ajuste sea por el lado del gasto social, con un ajuste de entorno a 9.000 millones de euros en términos nominales.
En este sentido, ha criticado que la derecha quiera un gasto público y social "mínimo", del 38%, así como el "parche" que a su parecer supone la rebaja del IRPF pactada por el Gobierno con Ciudadanos, en vez de hacer una "reforma en profundidad" de este tributo.
Según Saura, unos ocho millones de rentas que menos tienen que no se beneficiarán de la bajada del IRPF y van a sufrir los recortes por el gasto social", al tiempo que la "décima mágica" que se da de margen a las comunidades autónomas en 2017 y 2018 la perderán al tener que asumir la mitad de los 2.000 millones que supondrá la rebaja fiscal.
"Los datos macroeconómicos no llegan a la mayoría de los ciudadanos porque el empleo que se crea es de mala calidad, los salarios son de miseria y el Estado de bienestar se va recortando", ha apostillado.
Ante los reproches de Montoro sobre su rechazo a los objetivos de estabilidad y deuda cuando los respaldaron en cambio en diciembre del año pasado, Saura ha explicado que entonces votaron a favor del techo de gasto de 2017 porque conllevaba medidas para mejorar los ingresos a través del impuesto de sociedades, mientras que el ajuste para 2018 se hace por el lado de los gastos.
También ha justificado su voto en contra al techo de gasto por el hecho de que las CCAA fuesen a contar con 5.000 millones más y sin embargo para 2018 tengan que hacer finalmente planes de ajuste por 2.500 millones, a lo que se suma el "colmo del esperpento" que supone "calcular y recalcular" el déficit de la Seguridad Social hasta un "prácticamente imposible" 1,1% del PIB.
Además, Saura ha recordado en su réplica que el gasto social en 2011 era del 28,27% del PIB, mientras que para 2028 está previsto uno del 26,9% y para 2020 una disminución al 25,57%.
PODEMOS PIDE UNA EXPANSIÓN FISCAL DE 19.500 MILLONES
Por su parte, el portavoz de Economía de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Alberto Montero, considera que el PP asume una "lógica equivocada y contraria a los principios de la lógica presupuestaria" y ha defendido que se debería debatir cómo revertir los recortes realizados desde 2011 y cómo garantizar una base sólida de ingresos para sostener el Estado del bienestar.
Montero considera que el verdadero problema presupuestario son los ocho puntos de diferencia en términos de PIB que tiene España en materia de ingresos respecto a la media de la eurozona, por lo que cree que no hay que poner "techo" al gasto público, sino "recaudar más y recortar menos". Por ello, ha planteado la necesidad de una expansión fiscal de 19.500 millones para reducir desigualdades y reorientar el modelo productivo.
A su vez, el portavoz adjunto y portavoz en la Comisión de Hacienda de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Alberto Garzón, ha tildado de "inmensa mentira contra las clases populares" la rebaja de IRPF porque supone "poner un poquito de dinero en el bolsillo izquierdo" de los ciudadanos y "robárselo a mansalva del derecho".
CS DICE QUE EL PSOE ES "IRRELEVANTE"
Ante estas críticas a la rebaja del IRPF, el portavoz de Economía de Ciudadanos, Toni Roldán, ha defendido que su partido sigue apostando por la "estabilidad" y los "cambios" para conseguir "beneficios reales para la gente", como el complemento salarial para los jóvenes, las ayudas para los libros o la independencia de los organismos supervisores.
Roldán ha criticado a Podemos por no haber conseguir "absolutamente nada" para mejorar la vida de la ciudadanía y al PSOE por "no conseguir ni zanahorias ni palos" y resultar "irrelevante".
Además, ha ironizado con que la formación de Pablo Iglesias se oponga a que haya devoluciones para las "familias horribles del capitalismo" que tienen dependientes a su cuidado.
CRÍTICAS VS APOYO
Por su parte, la diputada de ERC Ester Capella ha aseverado que el techo de gasto y los objetivos de déficit y de deuda son " absolutamente injustos a nivel social y territorial" y ha denunciado una "vergonzante deslealtad institucional" porque conlleva "gastos superfluos" e "impone ajustes a las autonomías", además de incumplir la Ley orgánica de estabilidad presupuestaria.
Mientras, a diputada del PNV Idoia Sagastizabal ha explicado en que la formación vasca respalda la nueva senda fiscal porque da un "poco más de respiro" a las autonomías, si bien ha reclamado un nivel de déficit diferenciado por comunidades autónomas y ha cuestionado que la regla de gasto limite las facilidades de gasto de CCAA y ayuntamientos.
Sagastizabal ha resaltado que el apoyo del PNV al techo de gasto es "por coherencia y responsabilidad" y ha marcado la necesidad de políticas económicas que recuperen la recaudación y mejoren los ingresos.
Desde el grupo Mixto, el diputado del PDeCAT Ferran Bel ha argumentado, al igual que ERC, que desde su formación no apoyarán los objetivos de déficit porque se incumple la Ley de estabilidad presupuestaria y el ajuste lo asumen "estrictamente" las CCAA. Según Bel, el Estado gestiona el 33% del gasto público, frente al 18% que se deja a las CCAA.
De su lado, el diputado de Compromís, Ignasi Candela, ha lamentado que Valencia sea la autonomía "peor financiada", al tiempo que la diputada de EH Bildu, Marian Beitialarrangoitia, ha criticado el "ataque" a ls competencias de las autonomías y que se limiten las posibilidades de las entidades locales de actuar, quedando Emuchos ayuntamientos prácticamente intervenidos", además de uqe se deje a el País Vasco con "140 millones de euros menos".
Desde los partidos que respaldan el techo de gasto, el diputado de UPN Carlos Salvador ha considerado los objetivos son beneficiosos para Navarra y que "no han cambiado las circunstancias a peor", en tanto que Isidro Martínez- Oblanca de Foro Asturias ha recordado que en los Presupuestos de 2018 habrá una continuidad de las políticas favorables para la región asturiana pactadas en las cuentas de 2017.
De igual forma, la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha mostrado también su apoyo al acuerdo de los nuevos objetivos de estabilidad prsupuestaria por la necesidad de que los ayuntamientos puedan reinvertir el superávit en gasto social, algo a lo que se ha comprometido Montoro.
Por último, el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, ha valorado la "garantía" para poder mantener las políticas sociales que supone la relajación de una décima en el déficit de las CCAA para 2017 y 2018, 1.000 millones de euros más por año, lo que ha contribuido a la abstención de su formación.