Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV, PSE y PP unen sus votos para rechazar una propuesta que criticaba el "partidismo" de la negociación del Cupo

EH Bildu y Elkarrekin Podemos acusan al PNV de avalar los "recortes" y la "corrupción" del PP
El PNV, el PSE-EE y el PP han unido sus votos en el Parlamento Vasco para rechazar una iniciativa de EH Bildu y Elkarrekin Podemos que denunciaba la actitud "obstruccionista" mantenida durante años por el Gobierno central respecto a la actualización del Cupo, y que criticaba que las negociaciones sobre este instrumento financiero estén basadas en las "necesidades partidistas".
En el transcurso del debate, suscitado a raíz de una propuesta de EH Bildu, los representantes de los grupos del Parlamento autonómico han reiterado este jueves los argumentos expuestos en las últimas horas por los partidos vascos respecto al acuerdo sobre el Cupo alcanzado por los Gobiernos autonómico y central.
De esa forma, EH Bildu y Elkarrekin han vinculado este pacto con el "apoyo" del PNV a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), con el que consideran que se concede un aval a la "corrupción" del PP. Además, han denunciado que ha quedado en "evidencia" la subordinación de Euskadi al Estado.
Por el contrario, el PNV, el PSE-EE y el PP han defendido el acuerdo, al considerar que tendrá resultados "positivos" para los ciudadanos vascos y que acaba con varios años de "discrepancias" entre ambas administraciones.
La enmienda acordada por EH Bildu y Elkarrekin Podemos denunciaba la "postura obstruccionista" mantenida durante años por el Gobierno español en la actualización del Concierto Económico, que regula las relaciones financieras entre Euskadi y el Estado, y del Cupo, la suma que el País Vasco paga al Estado por los servicios que este presta en la Comunidad Autónoma.
Dicha actitud, según indicaba el texto, está muy "alejada" de la "bilateralidad real" en las relaciones entre ambos ejecutivos. Frente a este problema, la propuesta reivindicaba una relación "entre iguales" como eje de las negociaciones entre Euskadi y el Estado.
FALTA DE "TRANSPARENCIA"
Por ese motivo, se rechazaba el esquema de negociación "habitual" en las negociaciones sobre el Concierto y el Cupo, al considerar que no es "transparente" y que se basa en "necesidades partidistas y la subordinación" del País Vasco frente al Gobierno central.
La enmienda planteaba "superar" este modelo y subrayaba que el Parlamento Vasco debe actuar como "garante y promotor" de una relación "entre iguales" entre Euskadi y el Estado. Asimismo, pedía al Gobierno autonómico que explique en la Cámara "cualquier acuerdo" al que pueda llegar sobre el Concierto y el Cupo.
NECESIDAD "ACUCIANTE"
La parlamentaria de EH Bildu Leire Pinedo ha reprochado al PNV, al PSE y al PP que hayan utilizado los mismos argumentos para tratar de no hablar sobre este asunto, dado que "no les interesa". Además, ha subrayado que el acuerdo sobre el Cupo sólo ha sido posible debido a la necesidad "acuciante" del Gobierno del PP para aprobar los PGE, que durante años ha "pasado" de cumplir la ley en materia de Cupo.
Pinedo ha negado que el pacto sea fruto de una negociación "bilateral", puesto que, según ha dicho, el Ejecutivo central "ha dictado cómo y cuándo" cerrar este acuerdo. La parlamentaria de EH Bildu ha advertido de que la posición del PNV supone un apoyo a las políticas del Gobierno del PP, que atentan contra los "derechos" de los ciudadanos en cuestiones como las pensiones, el empleo o las políticas sociales.
"SUBASTA DE PESCADO"
Desde Elkarrekin Podemos, Julen Bollain ha denunciado que el PNV y el PP han "mercadeado" con el Cupo, hasta convertir la negociación sobre una cuestión tan importante en una "subasta de pescado". Con esa actitud --ha añadido-- se ha asumido el carácter "subalterno" de Euskadi frente al Estado.
Bollain también ha denunciado que el PNV, con su acuerdo sobre los PGE, "legitima" la forma de gobernar de un PP "podrido estructuralmente y ahogado en la corrupción", que, además, perjudica a los ciudadanos con sus "recortes".
La parlamentaria del PNV Josune Gorospe ha defendido que su partido ha actuado con "agilidad política, discreción y eficacia", con el fin de dar una "respuesta política" a problemas de carácter "político".
"FACTURA POLÍTICA"
Además, ha rechazado que el Ejecutivo autonómico haya actuado desde una posición de "subordinación", y ha recordado que los jeltzales siempre han reclamado la "bilateralidad" en las relaciones con el Estado. Gorospe ha asegurado que "independientemente de lo que nos puedan reprochar", el PNV siempre "antepone" los intereses de Euskadi a la posible "factura política y de imagen" que le puedan costar sus decisiones.
Desde el PSE, Alexia Castelo ha subrayado que el acuerdo sobre el Cupo acaba con diez años de "discrepancias", por lo que se ha mostrado partidaria de la vía del "diálogo" y de la "lealtad institucional".
Castelo ha asegurado que no hay "duda" de que la situación de "necesidad" de un PP que gobierna en minoría ha influido en el acercamiento de posturas en torno al Cupo. Además, ha asegurado que el PSE-EE y el conjunto del PSOE respetan la "singularidad" del Concierto Económico vasco.
Por su parte, Antón Damborenea (PP) ha respondido a las críticas sobre la corrupción en su partido, asegurando que en esta formación "se echa" a la "gentuza", mientras que en otras "se defiende" a quienes actúan de esta forma.
El representante del Partido Popular ha destacado que el acuerdo sobre el Cupo dotará de "estabilidad financiera" a la comunidad autónoma, por lo que ha lamentado que el pacto "moleste" a EH Bildu y a Elkarrekin Podemos.