Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PIB de EEUU modera su crecimiento al 1,9% en el cuarto trimestre

La economía de Estados Unidos experimentó en el último trimestre de 2016 un crecimiento anualizado del 1,9%, frente a la expansión del 3,5% registrada en el tercer trimestre de 2016, según la primera estimación del dato publicada por la Oficina de Análisis del Gobierno, que sitúa el crecimiento en el conjunto del año en el 1,6%, frente al 2,6% de 2015.
La desaceleración del crecimiento del PIB estadounidense en el cuarto trimestre del año refleja un descenso de las exportaciones y un incremento de las importaciones, así como una ralentización del gasto en consumo personal y una disminución del gasto del Gobierno.
No obstante, el repunte de la inversión fija residencial, la aceleración de la inversión en inventarios privados, el incremento del gasto por parte de los gobiernos estatales y locales y la mayor inversión fija no residencial contrarrestaron la desaceleración de la economía de EEUU.
La Administración estadounidense, sin embargo, ha explicado que el dato preliminar del cuarto trimestre está basado en información "incompleta", por lo que está sujeto a revisión.
El gasto en consumo personal registró un crecimiento anualizado del 2,5% en el cuarto trimestre, frente al 3% del segundo trimestre, mientras las exportaciones cayeron un 4,3%, tras incrementarse un 10 en el trimestre anterior. Las importaciones, por su parte, subieron un 8,3%, después de haberlo hecho en un 2,2% segundo trimestre.
Por su parte, el consumo y la inversión del Gobierno experimentó en el cuarto trimestre una expansión anualizada del 1,2%, tras haber repuntado un 0,8% en los tres meses anteriores.
Asimismo, en el conjunto del ejercicio 2016, el PIB de Estados Unidos se incrementó un 1,6%, frente al incremento del 2,6% experimentado el año anterior como consecuencia del descenso de la inversión en inventarios privados, de la desaceleración del gasto en consumo personal y la caída de la inversión fija tanto residencial como no residencial, así como por el menor del gasto de los gobiernos estatales y locales.