Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Orange admite estar preocupada por el fin del roaming, ya que le obligará a acometer nuevas inversiones

Orange España ha mostrado su preocupación por el impacto que puede tener en sus cuentas el fin de los cargos por roaming, ya que obligará a la compañía a elevar la inversión para hacer frente al incremento previsto de la demanda de datos, que, en cambio, no conllevará ingresos extra.
En la rueda de prensa de los resultados del tercer trimestre, el director de Estrategia, Operadores y Regulación de Orange España, Julio Gómez, ha señalado que el fin de los sobrecostes por utilizar el telefóno móvil en intolerancia (roaming) a partir del 15 de junio tiene "muchos efectos complicados".
En este sentido, ha explicado que la nueva normativa provocará que sus clientes vayan a utilizar más el servicio de roaming fuera del país y, al mismo tiempo, generará una mayor tráfico en sus redes, porque los extranjeros que visiten España van a usar más sus teléfonos móviles.
Así, ha apuntado que el impacto positivo que tendrá el mayor volumen de tráfico se va a ver compensado por la "bajada muy fuerte" de los precios mayoristas que pagan los operadores por el tráfico de sus clientes en las redes de otros operadores contemplado en la nueva normativa, por lo que al final va a ser "lo comido por lo servido".
Sin embargo, Gómez ha agregado que, aunque no logre más ingresos por roaming, la nueva normativa sí va a exigir un incremento de las inversiones en zonas con alta afluencia turística, lo que es motivo de preocupación de la compañía.
Preguntado por si va a tener un impacto en el corto plazo en las tarifas que cobran a los clientes, el director de Estrategia, Operadores y Regulación de Orange España ha asegurado que lo desconocen todavía. "Pero desde luego más inversión habrá que hacer", ha añadido.
Por otro lado, el consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot, ha anticipado un nuevo incremento del uso de los datos móviles, que en el último año se ha incrementado un 51%, debido tanto a la mayor utilización por cliente como al hecho de que cada vez más utilizan las redes 4G en vez de las 3G.
En este contexto de más demanda de datos por parte de los clientes, ha señalado que Orange va a seguir apostando por la convergencia y la creación de valor. De hecho, ha restado importancia a las portabilidades negativas de los últimos meses, ya que su preocupación es ahora el crecimiento en valor y no en volumen.