Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OHL, Pascual y el Círculo de Empresarios defienden la importancia de trabajar para crear riqueza a largo plazo

El consejero delegado de OHL, Tomás García; el presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, y el presidente del consejo asesor del Círculo de Empresarios, Eduardo Serra, han coincidido en la importancia de gestionar las empresas "con luces largas" para no solo generar beneficio sino también riqueza a largo plazo y adaptarse con éxito a las consecuencias de la revolución tecnológica.
Así lo han puesto de manifiesto durante la I Conferencia Internacional de Economía Humanísta 'Back to Basics', organizada este jueves por la Fundación Madrid Vivo, en colaboración con el IESE Business School y la consultora PwC, en la que han analizado la evolución de la economía capitalista hacia una economía del talento en la que es necesario "poner a las personas por encima de los números".
En esta línea, el presidente de la Fundación Madrid Vivo y de Cremades & Calvo Sotelo, Javier Cremades, ha resaltado las carencias del capitalismo y ha destacado su forma cívica como "instrumento del bien común". En este sentido, ha indicado la necesidad de cuidar de las personas, combinándolo con "mejorar las reglas del juego en el mundo capitalista". "Los males de la sociedad acaban creando costes para las empresas", advierte.
Así, Cremades señala que el nuevo paradigma está borrando el límite entre las empresas y las ONG, ya que los fines que persiguen estas últimas los pueden alcanzar con más éxito las empresas eficientes que, en su opinión, son las que "van a saber conectar mejor con las necesidades de la sociedad".
El consejero delegado de OHL ha hecho hincapié en el objetivo de crear riqueza y distribuirla. "La empresa crea valor que se reparte entre los accionistas, prestamistas, empleados y Estado, y eso es algo que debe hacer con vocación de largo plazo", ha explicado.
Además, ha señalado que en un mundo que "cambia cada vez más deprisa", es necesario prever lo que va a ocurrir en los próximos cinco años. De lo contrario, la empresa "puede morir lentamente", ha advertido.
Por su parte, Tomás Pascual ha destacado la importancia de que las compañías continúen reinventándose y creando valor con un propósito que trascienda en el tiempo. Para ello, Pascual incide en la creación de valor compartido. "Nuestra misión es entregar a los que nos suceden un proyecto empresarial más grande y rico que el que hemos heredado", ha afirmado.
Durante su intervención, el presidente del consejo asesor del Círculo de Empresarios ha puesto de manifiesto el auge de la importancia del talento en detrimento del capital. "Creo que el capitalismo se está muriendo solo, porque ha dado de sí, y que ahora viene otro mundo donde el poder lo van a tener quienes han sido capaces de agrupar talento", subrayó.
A su juicio, el talento presenta una serie de ventajas frente al capital, ya que está mejor repartido y "va a hacer que se ponga a la persona en el centro de la organización". Asimismo, alerta de que se está produciendo no solo un cambio de época sino de civilización, en el que "cuando no sabes lo que te va a venir, lo más importante es mirar con luces largas".