Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCDE contará en 2018 con 47 millones de trabajadores más que antes de la crisis

La institución dice que "no basta" con recuperar el empleo anterior a la crisis y advierte de la polarización del mercado laboral
La tasa de ocupación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alcanzará el 61,5% en 2018, un porcentaje superior al récord de 60,9% al finalizar 2007, lo que implica que el 'Club de los países desarrollados' contará con alrededor de 47 millones de personas trabajando más que antes del estallido de la crisis.
Asimismo, la organización internacional anticipa en su informe 'Perspectivas de Empleo 2017' que la tasa de paro entre sus miembros bajará desde el 6,1% del primer trimestre de 2017, con 38 millones de desempleados, hasta el 5,7% el próximo año, cuando se estima que el número de parados rondará los 36 millones.
Sin embargo, la OCDE advierte de que persisten significativas dificultades en el mercado laboral, subrayando lo desigual de la recuperación del mercado laboral, con países como Alemania con la previsión de que la tasa de ocupación supere en 2018 en 9 puntos porcentuales la anterior a la crisis, cuando la media prevista para la OCDE es del 1%, mientras en países como España no se alcanzará el nivel previo al finalizar el próximo año.
"La recuperación del mercado laboral sigue siendo muy desigual", reconoció el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, durante la presentación del informe en Berlín, donde indicó que en países como Grecia, España, Irlanda e Italia, persistirán grandes déficits de puestos de trabajo.
En este sentido, el secretario general de la OCDE ha subrayado que "no basta con simplemente regresar a los niveles de empleo previos a la crisis", ya que, incluso en países donde se han recuperado ya los niveles de ocupación, el incremento de los salarios sigue siendo débil y la estructura ocupacional del mercado ha cambiado significativamente, dificultando que algunos trabajadores encuentren oportunidades de empleo satisfactorias.
POLARIZACIÓN.
Por otro lado, la organización señala la creciente "polarización del empleo" ante el significativo cambio de la estructura ocupacional en los mercados de trabajo, donde los trabajadores peor pagados han visto estancarse sus salarios, mientras aquellos con ingresos más altos obtienen una parte "desproporcionada" de los beneficios del crecimiento económico.
"La creciente polarización ocupacional ha contribuido al cada vez mayor descontento con la globalización y aquellos con salarios más bajos sienten que solo unos pocos consiguen los beneficios de la apertura y la interconexión", indica la institución.
En este sentido, la OCDE señala que entre 1995 y 2015 el porcentaje de empleos correspondiente a una capacitación media ha caído en 9,5 puntos porcentuales, mientras que la proporción de empleos muy cualificados y de baja cualificación aumentaron un 7,6% y un 1,9%, respectivamente.
Sin embargo, Gurría ha subrayado que "más que la integración comercial, esta polarización del empleo ha venido causada por los cambios tecnológicos".
"Pero esto no significa que debiéramos poner freno a la globalización o al progreso tecnológico, que en ambos casos representan poderosos motores para la economía global y mejorar el bienestar general", ha añadido el secretario general de la OCDE. "A medida que algunos empleos sean automatizados, se crearán nuevos y otros serán más eficientes y seguros", ha apuntado.
De este modo, la OCDE insta a los gobiernos a que ayuden a los trabajadores a desarrollar las habilidades adecuadas, dándoles la oportunidad de mejorar y reciclarse a lo largo de su vida laboral.