Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Negociación contrarreloj para salvar a Chipre de la bancarrota

Chiprecuatro.com

La reunión del Eurogrupo comenzó con cuatro horas de retraso debido a la prolongación de los encuentros previos del presidente chipriota, Nicos Anastasiades, con los máximos representantes de la troika, que continuaron reunidos en paralelo, en un intento de desbloquear el rescate del país y donde el principal escollo fue el rechazo de Nicosia a reestructurar el principal banco del país.

La UE ha buscado contrarreloj este domingo una solución para el rescate de 10.000 millones de euros a Chipre, en una nueva larga noche de negociaciones, con el fin de evitar la quiebra de la isla y su salida del euro, a pocas horas de que el Banco Central Europeo (BCE) cumpla su amenaza de cortar la liquidez de emergencia al sistema financiero chipriota.
Los ministros de Economía de la eurozona empezaron a las 22:00 horas, con cuatro horas de retraso respecto al horario inicialmente previsto, su reunión extraordinaria para tratar de llegar a un acuerdo final sobre el rescate de Chipre debido a la prolongación de los encuentros previos del presidente chipriota, Nicos Anastasiades, con los máximos representantes de la troika, que continuaron reunidos en paralelo.
Durante la tarde del domingo, Anastasiades asumió la rienda de las negociaciones con los máximos representantes de la troika: la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; y los presidentes del BCE, Mario Draghi; y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.
En este encuentro, participaron además los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.
La prolongación de esta reunión previa, que empezó a primera hora de la tarde, obligó a retrasar más de cuatro horas el inicio del Eurogrupo, que es el que tiene que cerrar el acuerdo.
Según la agencia de noticias chipriota CNA, Anastasiades llegó incluso a amenazar a la troika con su dimisión ante la postura inflexible del FMI. "Presento una propuesta y no me la aceptan, presento otra y pasa lo mismo. ¿Qué más quieren que haga? ¿Quieren obligarme a dimitir? Si es lo que quieren, háganmelo saber", dijo.
El último escollo parece ser, según ha trascendido, que el FMI exige el desmantelamiento del Banco de Chipre, la primera entidad del país, algo que rechaza el Gobierno de Nicosia. Las autoridades chipriotas ya aceptaron liquidar el segundo banco del país, Laiki, e imponer una tasa del 20% a los grandes depositantes del Banco de Chipre. La UE exige que Nicosia aporte hasta 7.000 millones de euros para financiar su propio rescate.
El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, avisaba de que la solución depende de que el Gobierno de Nicosia "vea la situación de forma realista". "Espero que seamos capaces de alcanzar un acuerdo. No obstante, esto exige que Chipre vea la situación de forma realista", ha dicho Schäuble a su llegada al Eurogrupo.
"Estamos dispuestos a lograr una solución, queremos hacer todo lo posible y no pasar todos los fines de semana aquí, pero eso no depende de nosotros, sino de Chipre", ha resaltado el ministro alemán de Finanzas.
También el secretario de Estado de Finanzas holandés, Frans Weekers, dijo que "la pelota está en el campo de Chipre". El acuerdo, sostuvo, "no depende del Eurogrupo", sino que "son los chipriotas los que tienen que cumplir porque el viernes pasado ya alcanzamos un acuerdo con el Gobierno chipriota".
Para el Gobierno holandés, es "muy importante" que el rescate no supere los 10.000 millones de euros y que "Chipre ponga el resto sobre la mesa". Al ser preguntado por la tasa del 20% que se impondrá a los grandes depositantes, Weekers admitió que "son grandes cantidades" pero ha destacado que "si los bancos quiebran no tendrán nada".
Si no hay un acuerdo durante la noche del domingo al lunes, el BCE "cerrará el grifo de liquidez" y "ello significará la bancarrota para varios bancos". "Sobre el escenario posterior, creo que nadie lo sabe", ha apuntado.
También el ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici, reclamó que Chipre contribuya a su rescate porque a su juicio se trata de una "economía casino" debido a la "hipertrofia" de su sector bancario. En este sentido, destacó que su tamaño es entre 6 y 8 veces el PIB del país, que la remuneración de los depósitos es "extremadamente ventajosa" y que hay una gran presencia, del 45% de depositantes no residentes, en su mayoría rusos.
En todo caso, ha destacado que la posición de Francia es que "no sería razonable ni deseable tocar los depósitos de pequeños ahorradores, los que tienen depósitos inferiores a 100.000 euros".
Riesgo para la estabilidad de la Eurozona
El ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo que es "importantísimo" lograr un acuerdo sobre el rescate de Chipre "para el conjunto de la unión monetaria" y ha avisado de la "posibilidad de contagio" si el Eurogrupo no logra una "decisión concluyente".
Un acuerdo sobre el rescate "no solamente es importante para Chipre, es importante para el conjunto de la unión monetaria", ha dicho Guindos. "Entro confiado en que consigamos un acuerdo", ha resaltado a su llegada al Eurogrupo.
"La posibilidad de contagio se pondría de manifiesto si la unión monetaria, en este caso el Eurogrupo, no es capaz de tomar una decisión que sea concluyente en relación con la economía chipriota", ha avisado el ministro de Economía.
En el mismo sentido se expresó el ministro luxemburgués de Finanzas, Luc Frieden. "Debemos lograr una decisión a toda costa porque lo está en juego no es simplemente Chipre sino la estabilidad de la zona euro", ha dicho.
"Un fracaso sería muy malo para esta estabilidad que afortunadamente hemos recuperado hace unos meses en la eurozona. Todo el mundo debe hacer un esfuerzo esta noche para lograr un acuerdo", ha insistido el ministro de Finanzas luxemburgués.