Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's considera la venta de parte de Mayakobá positiva para OHL

Moody's considera que la venta de una participación de Mayakobá, el complejo turístico de lujo de OHL en México, es 'credit positive' para la compañía.
Según esta agencia de calificación, los ingresos de la operación servirán para reducir el apalancamiento financiero de OHL y mejorar la liquidez de la compañía.
OHL anunció el pasado viernes que ha aceptado la oferta vinculante de RLH Properties para adquirir una participación del 51-80% de sus activos hoteleros en Mayakoba, que generará para el Grupo una caja estimada de 218 millones de euros.
La transacción está sujeta a la aprobación de los accionistas de RHL, que se prevé se produzca antes de final de año y la aprobación de la autoridad antimonopolio de México.
La transacción, que forma parte del plan de desinversión de activos de 300 millones de euros anunciado en noviembre, incluye la venta del 51%-80% de los hoteles Rosewood Mayakoba y Fairmont Mayakoba, que ya son activos maduros, y una participación del 51% de los hoteles Banyan Tree Mayakoba y Andraz Mayakoba, activos en fase de maduración, así como el campo de golf El Camaleón.
En noviembre, OHL anunció su plan de venta de activos por valor de 300 millones de euros a finales de 2016 y generación de efectivo a más tardar a principios de 2017.
Los activos se encuentran en Mayakobá y son, según Moody's, los de mayor valor junto con en el edificio Canalejas en Madrid. Con ambos, OHL espera generar 250 millones de euros en efectivo.
Moody's señala que sus expectativas para OHL en 2017 incluyen un desapalancamiento gradual, favorecido por el programa de venta de activos, y una mejora gradual del Ebitda.
La agencia sin embargo mantiene de momento su calificación, que refleja los desafíos que, según indica, se derivan de sus prioridades estratégicas en un momento de debilidad operativa en sus actividades de construcción de recursos.
Pese a la incertidumbre que aún pesa sobre los 'legacies' de la compañía, OHL muestra el compromiso de eficiencia en el manejo de las desinversiones y la reducción de deuda.