Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro urge a la oposición a pactar nuevos Presupuestos sin esconderse en "problemas" internos

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha reprochado al PSOE y demás grupos parlamentarios de la oposición que rechacen nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE) por "razones políticas propias" y les ha pedido estar "a la altura de las circunstancias", ya que la falta de unas cuentas para 2017 "tiene que acabar lo antes posible".
Montoro ha realizado esta petición durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda en el Congreso de los Diputados, a la que ha acudido de nuevo a petición propia para explicar las medidas para cumplir el déficit, a petición del PSOE por el acuerdo de no disponibilidad, y a iniciativa de Ciudadanos y el PDeCat por los aplazamientos de IVA para pymes y autónomos.
En este sentido, ha defendido que la "situación provisional" de tener unos Presupuestos prorrogados "tiene que acabar lo antes posible", al considerar que si las formaciones políticas fueron capaces de acordar en diciembre el techo de gasto, los objetivos de déficit y deuda y las medidas tributarias, deberían poder hacerlo de nuevo con la elaboración de los Presupuestos.
TRASCENDER DE LOS PROBLEMAS INTERNOS.
El ministro se ha preguntado si las trabas a que las cuentas de 2017 vean la luz obedecen a "razones políticas propias" y tener "problemas" internos en las formaciones políticas. "Estamos aquí para trascender eso y priorizar el interés general de los ciudadanos", ha espetado Montoro a los grupos.
"Decir que vamos a prorrogar los PGE de 2017, pero que en 2018 tendremos unos PGE nuevos porque hayamos pasado no sé cuántos cónclaves de partidos no es un argumento muy sostenible", ha apostillado, subrayando la "obligación política de primer orden a la que hay que saber responder".
Además, ha insistido en la importancia de la estabilidad política para dar forma a unos nuevos Presupuestos que permitan conseguir los objetivos de déficit y deuda comprometidos, por lo que ha apelado a "dialogar y acordar", tal y como marcaron las urnas.
La elaboración de unas nuevas cuentas es una "oportunidad, puede que sea la más importante", ya que permite acometer políticas prioritarias "para terminar de salir de una vez por todas de la crisis económica que todavía tiene su peor faz en términos de alto nivel de paro", indicó. "El comienzo del ejercicio 2017 tiene que tener como objetivo concreto la consecución de unos nuevos PGE", ha remachado.
EL ACUERDO DE NO DISPONIBILIDAD "NO AFECTA AL GASTO SOCIAL".
En cuanto a la prórroga de los Presupuestos de 2016 para este año, Montoro ha recordado que incluye el límite de gasto no financiero efectivo del pasado ejercicio, que es inferior al previsto inicialmente, motivo por el que el pasado 30 de diciembre se adoptó un acuerdo de no disponibilidad por importe de 5.493,1 millones de euros.
Según Montoro, este acuerdo de no disponibilidad anticipa que las partidas de los ministerios en 2017 serán de "continuidad y persistencia de los PGE ejecutados en 2016", lo que permite la moderación en el gasto público compatible con un escenario de crecimiento económico nominal, que "al menos será del 4%".
De esta forma, ha explicado que el gasto público caerá en el peso relativo más de un punto porcentual del PIB, por lo que se situará en el umbral del 41% que, junto a las medidas tributarias, permitirá contribuir a la reducción del déficit público.
En cualquier caso, ha garantizado que este acuerdo de no disponibilidad "no afectará a partidas de índole social", por lo que no tendrá consecuencias a la baja en el gasto en Sanidad, Educación, pensiones, clases pasivas y órganos institucionales. Afectará, en cambio, a los capítulos del gasto corriente, que suman 3.091 millones, los intereses, que suponen 954,7 millones, y el gasto en capital, que representa otros 866 millones de euros.
Esto supone que el gasto financiero se situará en 118.132 millones, ha precisado Montoro, quien ha explicado que supone 205 millones por debajo del límite de gasto aprobado por el Gobierno el año pasado, lo que permitirá atender la ampliación del permiso de paternidad a cuatro semanas acordada con Ciudadanos.