Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro: "Venimos de una borrachera de gasto público y ya quieren ir de copas para celebrarlo"

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha defendido en el Congreso su proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2017 atacando a los que le reclaman un mayor nivel de inversión pública: "Venimos de una borrachera de gasto público y ya quieren ir de copas a celebrarlo". No obstante, el PP ha cerrado un acuerdo sobre el cupo vasco, un conflicto que llevaba abierto 10 años y por el que pagará a Euskadi 1.400 millones, a cambio del apoyo del PNV en la votación de mañana.

Durante su intervención en el debate de enmiendas a la totalidad de las cuentas aprobadas por el Gobierno, Cristóbal Montoro ha puesto en valor la senda de estabilidad presupuestaria argumentando que "siempre que ha habido déficit excesivo ha habido poco empleo", por lo que ha aseverado que cumplir esta política "no es una obligación" con las autoridades europeas, sino que "conviene" al país.
"Nuestro compromiso no es solo con la Unión Europea, es con los españoles. Estamos convencidos de que es ese compromiso el que nos conviene a España", ha manifestado el ministro, que ha mantenido, por otro lado que el gasto social no se ha reducido durante estos años y que, en estos Presupuestos "es el más alto de la historia", manteniéndose en el 64% respecto al gasto total.
"PRESUPUESTOS DE TRANSICIÓN"
En la defensa de las cuentas, Montoro ha calificado sus Presupuestos del Gobierno como "de transición". "Son los primeros de una legislatura y tratan de enlazar con los Presupuestos de 2018", ha manifestado, reconociendo que las cuentas tienen "una vida útil de seis meses".
Esto no le resta importancia, ha aseverado, ya que tienen como objetivo cumplir con la reducción del déficit público y la creación de empleo, y su aprobación, ha subrayado "debe sacudir cualquier sospecha de incertidumbre". "Tiene que ver con el prestigio del país", ha defendido.
Asimismo, ha señalado a la oposición diciendo que "buena parte del rechazo" a los Presupuestos "está más relacionado a cuestiones políticas ajenas al contenido del proyecto", y ha llegado a decir que su objetivo no es "ganar este debate" sino para "convencer de que son los mejores para España".
"No me importaría perder este debate si estuviera seguro de que lo que domina en esta Cámara es la filosofía económica que inspira este proyecto de ley de Presupuestos", ha sentenciado el ministro, destacando que esa filosofía es "la que rige los principios de la Unión Europea, que ha permitido que España sea ese socio fiel y que más allá de criterios ideológicos, avance en su prosperidad y aspire a superar definitivamente el peor legado de la crisis económica: el desempleo".
El Apoyo con el PNV por 1.400 millones
El Gobierno ha llevado al Congreso unos presupuestos amparados en el empate. Necesita del apoyo de Ciudadanos y Coalicción Canarias, que ya tenía, y hoy se ha garantizado el del PNV tras alcanzar un acuerdo sobre el Cupo por el que la administración central devolverá a Euskadi 1.400 millones.