Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro sostiene que las cuentas de 2013 anuncian el final de la recesión

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha asegurado que los Presupuestos de 2013 anuncian el final de la recesión y son las cuentas más sociales de la historia de la democracia porque dedican 63 euros de cada 100 a gasto social.

Son los Presupuestos de un país en crisis, unos Presupuestos orientados a combatir la crisis", ha señalado Cristóbal Montoro en el Congreso durante el debate de las enmiendas de totalidad a las cuentas, donde ha asegurado que el Presupuesto pone los medios para contribuir a que el año 2013 sea el último de la recesión en España.Las cuentas, según Montoro, abrirán así la puerta al crecimiento y a la creación de empleo, así como a la confianza y a la esperanza de la sociedad española. "Esta crisis se puede vencer", ha subrayado el ministro, tras asegurar que las cuentas pretenden ser "viables" y "cumplibles".
"El movimiento se demuestra andando", ha señalado Montoro, tras asegurar que se cumplirán las previsiones de ingresos tanto este año como el próximo y recordar que otras cuentas presentadas por otros Gobiernos no se han cumplido y sólo han agravado la recesión y retrasado la creación de empleo.
A su parecer, las cuentas son "ambiciosas, pero creíbles", y pretenden dar un paso "fundamental" en política económica para cambiar el escenario económico y abrir la financiación y el crédito en la economía española.
Montoro ha admitido que las cuentas son "austeras", aunque ha rechazado el "falso debate" sobre austeridad y crecimiento que, en términos técnicos, "no tiene ningún sentido". A su parecer, lo más importante ahora es parar el incremento de la deuda pública y rebajar el déficit para garantizar una mejor financiación del Estado que permita asegurar los servicios públicos con independencia de la coyuntura.
En este sentido, el titular de la cartera de Hacienda ha asegurado que sin austeridad y contención del gasto no se puede salir de la crisis, a pesar de que política de "super austeridad" puede provocar aún más recesión". "Eso explica los objetivos del Gobierno", ha dicho Montoro.
El presupuesto más social
El ministro ha repasado algunas cifras del Presupuesto y ha lamentado los recortes en inversión y en gastos de los ministerios, que se deben al "lastre" que supone pagar los intereses de la deuda, que se incrementan en cerca de 10.000 millones. Esta cantidad, según el ministro, se podría dedicar a otras partidas si España fuera capaz de reducir el déficit y evitar el aumento de la deuda.
A pesar de que los intereses de la deuda sea una de las partidas más amplias de las cuentas, Montoro ha asegurado que el Presupuesto de 2013 es el "más social de la historia de la democracia española" porque dedica 63 euros de cada 100 a gasto social.
Según el ministro, "nunca" se habían hecho los Presupuestos de esta forma y "jamás" se había presentado una propuesta de este tipo. "No digamos lo que no es verdad", ha señalado Montoro, tras pedir que se diga que son las cuentas más sociales "con todas las palabras y todas las letras".
Montoro ha reconocido que el Gobierno ha pedido muchos esfuerzos a los ciudadanos, aunque lo ha hecho sin olvidar a los "más débiles", siendo "ponderado y equitativo". A su parecer, las políticas implementadas tratan de preservar y salvaguardar la cohesión social, aunque es necesario acabar con el déficit porque la mejor política social es la creación de empleo.
Las cuentas, según el ministro, plantean el mayor ajuste por la vía del gasto (58%) porque es la manera de garantizar la calidad y la cantidad de los servicios públicos porque si se ajustara casi todo por la vía de los ingresos, solo se obtendría más deuda pública y más fuga de capitales.
En cualquier caso, el ministro ha afirmado que el Gobierno va por el camino "correcto", tal y como demuestra el cuadro macroeconómico sobre el que se sustentan las cuentas, que tiene "una base y un fundamento muy positivo", que debe aportar credibilidad a España.
El Gobierno pide diálogo a los grupos
Por otro lado, el ministro ha resaltado la necesidad de promover el diálogo político sobre las cuentas porque es "importante" cuando el país se enfrenta a un debate de este tipo que cuestiona la credibilidad clásica de los Presupuestos. "Ahora estamos en otro momento", ha dicho Montoro, tras considerar que ahora la política tiene que "levantar la cara".
"Estamos en el momento de promover encuentros y coincidencias políticas para acabar de resolver la cuestión de la crisis", ha señalado el titular de Hacienda, para quien España tiene "la oportunidad, la necesidad y el desafío" de alcanzar compromisos políticos que acorten la crisis.
Así, ha propuesto a los grupos negociar con las enmiendas parciales que permitan avanzar en la reducción del déficit y en las que los grupos políticos se sientan representados. "No es momento de discrepancias", ha subrayado, tras recordar que hay que mandar un mensaje de confianza. "Este es el objetivo con el que me comprometo a participar", ha señalado.
Finalmente, Montoro ha concluido su intervención recordando que son las sextas cuentas que trae a esta Cámara y mandando un mensaje de optimismo al decir que España puede y debe salir de la crisis. "El compromiso y la apuesta del Gobierno es llamar a todos los grupos para que todos abramos la puerta de la solución y la confianza", ha dicho.