Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monte dei Paschi enviará su plan de recapitalización al BCE en las próximas semanas

Banca Monte dei Paschi di Siena enviará al Banco Central Europeo (BCE) su nuevo plan de recapitalización en las próximas semanas, según informó el Gobierno del país transalpino, que inyectará 6.600 millones de euros en el banco toscano en el marco de su rescate.
El presidente y el consejero delegado de Monte dei Paschi, Alessandro Falciai y Marco Morelli, respectivamente, han mantenido este martes una reunión con el ministro de Economía y Finanzas de Italia, Pier Carlo Padoan, para definir el nuevo plan de negocio de la entidad, según un comunicado del propio ministerio.
El banco más antiguo del mundo, puesto que sus orígenes se remontan a 1472, enviará el documento al BCE en "las próximas semanas" para que el supervisor europeo evalúe si el plan cumple con sus exigencias de capital, que el pasado 27 de diciembre alcanzaban los 8.800 millones de euros.
"El BCE deberá evaluar la eficacia (del plan de negocio) respecto a la exigencia de reforzar el capital con el objetivo de que el banco, de por sí solvente, sea capaz de resistir al hipotético escenario adverso planteado en los test de estrés del año pasado", indica el Ministerio en relación al examen de solvencia que la Autoridad Bancaria Europea (EBA) realizó al sector en julio de 2016 y que señaló a Monte dei Paschi como el banco más débil de Europa con una ratio CET1 del -2,44%.
El plan de negocio también deberá obtener el visto bueno de la Comisión Europea, que comprobará que si se ajusta a las normas comunitarias sobre rescates estatales. En este sentido, los contribuyentes italianos asumirán 6.600 millones de euros, mientras que los 2.200 millones de euros restantes requeridos por el BCE los aportarán inversores institucionales.