Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monte dei Paschi se hunde en Bolsa tras aprobar su ampliación de capital

Las acciones de Monte dei Paschi di Siena se depreciaban este viernes más de un 5% una jornada después de que sus accionistas diesen luz verde a la ampliación de capital por valor de 5.000 millones de euros ante el temor de los inversores de que la inestabilidad política que rodea el referéndum constitucional del próximo 4 de diciembre frustre la recapitalización del banco toscano.
En concreto, los títulos de Monte dei Paschi han registrado un mínimo diario de 0,21 euros, lo que representa un retroceso del 8,6% respecto al cierre de este jueves, cuando las acciones repuntaron un 3,32% después de que la junta de accionistas aprobase con un respaldo del 96,13% la ampliación de capital.
En un comunicado, Monte de Paschi, que presume de ser el banco más antiguo del mundo, puesto que sus orígenes se remontan a 1472, indicó que su intención es completar la ampliación antes de finales de año. Sin embargo, el referéndum constitucional del próximo día 4 de diciembre podría frustrar los planes de la entidad con sede en Siena.
Al respecto, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha anunciado que dimitirá si el referéndum para reformar la constitución se salda con un resultado negativo, lo que incrementaría significativamente la incertidumbre política y financiera del país transalpino.
Monte dei Paschi fijó para su recapitalización un precio máximo de hasta 24,9 euros para las acciones de nueva emisión una vez que la entidad implemente la reestructuración de su capital. De acuerdo a este proceso, las nuevas acciones del banco equivaldrán a 100 existentes.
El plan de viabilidad de Monte dei Paschi para el periodo comprendido entre 2016 y 2019 también contempla el recorte de 2.600 puestos de trabajo, aproximadamente el 10% de su plantilla, y el cierre de 500 sucursales, así como el traspaso de una cartera de créditos dudosos por valor de 28.500 millones de euros, para volver a beneficios en 2018.
El banco se convirtió en el protagonista negativo de los tests de estrés de la EBA el pasado julio al obtener una ratio de capital básico del -2,44% en el escenario adverso previsto para 2018 , frente al 12,24% del escenario base, registrando así la peor nota de todos los bancos examinados.