Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monex dice que la inflación sigue siendo el "gran problema" de Draghi

Monex considera que la inflación sigue siendo el "gran problema" del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, y señala que las políticas "poco ortodoxas", especialmente en un entorno de tipos de interés negativos, no han conseguido alentar el gasto privado, sino que en gran parte se ha generado el "efecto opuesto".
Así lo señala el analista de mercados Monex Europe, Manuel Ortiz-Olave, después de que el BCE haya decidido mantener la política monetaria intacta en septiembre.
Ortiz-Olave señala que las expectativas de mercado giraban en torno a una posible expansión de la duración del programa QE, que termina en marzo de 2017 si el BCE no decide prolongarlo, y el reajuste de las reglas técnicas que lo componen de forma que el banco central pudiera acceder a un mayor número de activos, garantizando así la implementación del programa QE hasta el final.
Por su parte, Draghi ha reconocido que el Consejo de Gobierno de la entidad "ni siquiera ha discutido incrementar la compra de activos" dentro del programa "QE", por encima de los 80.000 millones de euros mensuales actuales.
A juicio de Monex, este aspecto refleja, o bien que el BCE tiene la certeza de que va a cumplir su mandato de inflación en los plazos establecidos, o bien que podría no haber suficientes activos en la eurozona para poder efectuar dicho incremento. A esto último, Draghi ha señalado que los tipos de interés tan bajos limitan el espectro de activos disponibles.
VE "MUY COMPLICADO" RECUPERAR CRECIMIENTO E INFLACIÓN EN LA EUROZONA
De igual forma, Draghi también ha recordado que el BCE ha hecho el "trabajo" duro al evitar un contagio de los riesgos financieros en la eurozona. "A día de hoy, las primas de riesgo son mucho menores entre los distintos países de la eurozona y el acceso al crédito de las pymes se lleva a cabo a tipos de interés muy atractivos, donde prima la competencia entre bancos en vez de la aversión al riesgo", valora MOnex.
"El exceso de liquidez global, y de la Eurozona en particular, limita el alcance de la política monetaria para reavivar la inflación, entre otros factores porque se ha demostrado que las políticas poco ortodoxas, especialmente en un entorno de tipos de interés negativos, no han conseguido alentar el gasto privado, sino que en gran parte se ha generado el efecto opuesto, donde los consumidores ahorran más por el miedo a una posible nueva recesión", añade.
Según Monex, "la inflación sigue siendo el gran problema del banco central, que no ha conseguido cumplir con su mandato desde comienzos de 2013".
En su opinión, el BCE se ha sumido en una expansión monetaria "sin precedentes" con el objetivo de recuperar la inflación, pero "sin un marco fiscal paralelo y adecuado al contexto de cada país en el que se fomente la inversión privada y el empleo mediante políticas de reducción de impuestos y flexibilidad laboral en el caso de países con poco o ningún margen de gasto", como es el caso de España, y de incremento del gasto público, en el caso de países con margen de gasto como Alemania".
"Será muy complicado recuperar la inflación y recuperar el crecimiento económico en la Eurozona", advierte.