Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania, Francia, Italia y España acuerdan un plan de estímulo de 130.000 millones

La UE destinará el 1% del PIB de la zona, unos 130.000 millones de euros, a dicho paquete

Rajoy dice que se activarán los mecanismos "necesarios" para la estabilidad de la zona euro

Merkel, Hollande, Monti y Rajoy se reúnen en Roma en una nueva minicumbre

El primer ministro italiano, Mario Monti, ha anunciado que la UE destinará el 1% del PIB de la zona, unos 130.000 millones de euros, a un paquete de medidas de estímulo para el crecimiento. En declaraciones tras la reunión mantenida hoy en Roma entre los líderes de Alemania, Francia, Italia y España, Monti ha indicado que las cuatro potencias han acordado llevar este paquete de ayuda a la Cumbre de la eurozona que tendrá lugar los próximos 28 y 28 de junio.
El primer ministro italiano ha subrayado que lo "hecho hasta ahora no es suficiente" y ha señalado la importancia de avanzar en el camino del crecimiento y la creación de empleo.
Además, los líderes de la eurozona debatirán en la Cumbre de la próxima semana incluir un impuesto a las transacciones financieras.
Garantizar la estabilidad del euro
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha destacado que Alemania, Francia, Italia y España han coincidido en su apuesta por poner en marcha "todos los mecanismos que sean necesarios" para lograr la estabilidad financiera en la zona euro.
En una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente de Francia, François Hollande, y el primer ministro italiano, Mario Monti, Rajoy incidió en que los cuatro líderes han coincidido en hacer "una apuesta indiscutible" por la "irreversibilidad" del euro.
Asimismo, subrayó que también existe una voluntad común por avanzar hacia una mayor integración bancaria, económica, fiscal y política en la eurozona, lo que supone una apuesta "clara y contundente" por el futuro del euro.