Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel Blesa, el inspector de Hacienda que llegó a Caja Madrid de la mano de Aznar

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, hallado muerto este miércoles con un disparo en el pecho en la finca Puerto del Toro de Villanueva del Rey (Córdoba) a las 8.40 horas, aterrizó en la presidencia del consejo de administración de la caja de ahorros madrileña en 1996 de la mano del expresidente del Gobierno José María Aznar para abandonar la entidad trece años después, en los inicios de la crisis financiera, sin poder cumplir con su objetivo de consolidar la internacionalización de la entidad durante su mandato.
Licenciado en derecho por la Universidad de Granada, Miguel Blesa preparó las oposiciones al Cuerpo de Inspectores Financieros y Tributarios del Estado junto al que a la postre sería presidente del Gobierno, José María Aznar.
Sin experiencia previa en banca, Blesa fue designado presidente de Caja Madrid en 1996 y durante su gestión, el capítulo más polémico fue la compra del City National Bank de Florida en septiembre de 2008, operación impulsada por el propio Blesa y que le llevó a la cárcel en dos ocasiones a raíz de la investigación del crédito de 26 millones de euros concedido al expresidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.
No obstante, la causa que desembocó en la posterior inhabilitación del juez Elpidio José Silva, fue finalmente archivada el octubre de 2015 al considerarse que la compra del banco estadounidense no fue arriesgada y que incluso tuvo resultados positivos.
Caja Madrid cerró la compra del City National Bank de Florida por 1.127 millones de dólares (977 millones de euros al cambio actual) y Bankia vendió la entidad en mayo de 2013 por 882 millones de dólares (765 millones de euros)
Blesa abandonó la presidencia de Caja Madrid en la Asamblea General celebrada el 28 de enero de 2010, que eligió al exministro de Economía y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato como su sucesor, tras haberse opuesto la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre a la reelección de Blesa.
La marcha de expresidente de Caja Madrid fue anterior al acuerdo de integración sellado el 30 de julio de 2010 por Caja Madrid con otras seis cajas --Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja-- para crear Bankia, que salió a Bolsa el 20 de julio de 2011.
En sus últimas palabras como presidente de Caja Madrid, Blesa se mostró satisfecho de su gestión y destacó el "salto cualitativo" dado por la caja desde 1996 hasta 2009 y la "trayectoria extraordinaria" emprendida. En concreto, se mostró especialmente orgulloso de la penetración lograda por la caja en el extranjero.
Miguel Blesa, que el próximo 8 de agosto iba a cumplir 70 años, nació en 1947 en la localidad de Linares, en la provincia de Jaén y ha fallecido en la jornada previa a que se cumplan seis años desde la salida a Bolsa de Bankia.
TARJETAS BLACK
Hace cinco meses, Blesa fue condenado por la Audiencia Nacional a seis años de cárcel por el uso presuntamente fraudulento que hizo de su tarjeta black. Recurrió la resolución no firme ante el Tribunal Supremo, que estaba pendiente de pronunciarse sobre la misma.
Según informaron a Europa Press en fuentes de su entorno, Blesa no se encontraba en los últimos días desanimado ni deprimido, aunque preocupado a veces por el devenir de la batalla judicial que afrontaba desde hace años.
Estas fuentes destacan que el fallecimiento de Blesa se ha producido en un momento que no era el peor para el exbanquero, ya que albergaba "serias esperanzas de que el Tribunal Supremo le diera la razón en el caso de las tarjetas black, tras recurrir la pena de prisión de seis años que le impuso la Audiencia Nacional.
En cuanto a la comercialización indiscriminada de participaciones preferentes, un producto solo apto para inversores especializados, a través de la red comercial de la caja, los abogados del exbanquero estaban convencidos de que se iba a cerrar también sin consecuencias
Además, el expresidente de Caja Madrid tenía otra causa pendiente por los sobresueldos presuntamente irregulares que se otorgaron en la caja extinta.